Magazine

Anunciate aquí
productos-financieros

¿Cuántas cuentas y tarjetas tener?

4 comentarios

tarjeta

El número de cuentas y tarjetas óptimo depende de cada persona. No obstante existe quien tiene ideas diferentes. En esta entrada vamos a comentar las distintas opciones, con sus ventajas y desventajas y después cada uno decidirá que prefiere.

No obstante, acumular cuentas y tarjetas en distintas entidades sin control es algo que debemos evitar. Si tenemos más de una cuenta y tarjeta debemos tener un porqué. Es decir, esta cuenta es para ahorrar, esta para domiciliar, esta tarjeta es para usar a diario y esta otra para cuentas por Internet. Acumular cuentas y tarjetas sin sentido sólo nos servirá para pagar más comisiones por servicios que no necesitamos.

Hay quien opina que se debe tener una única cuenta y una única tarjeta. De este modo se puede negociar en mejores condiciones con el banco. También tiene la ventaja de la simplicidad y control que se tiene sobre nuestras finanzas. Como desventajas está que no es práctico para todo el mundo. Además tener más de una tarjeta puede sacarnos de un apuro si la que utilizamos principalmente se rompe.

Anunciate aquí

También hay quien prefiere tener dos cuentas, una para gastos y otra para ahorrar. De este modo, se incrementa la complejidad, pero se hace más fácil ahorrar (por ejemplo mediante transferencias automáticas). Si además tenemos un par de tarjetas (una de débito y otra de crédito) en caso de que una nos deje tirados tendremos un plan B. Algo que agradeceremos sobretodo si estamos lejos de nuestro hogar.

También debemos de tener en cuenta nuestra situación profesional, si las anteriores son apropiadas para personas empleadas por cuenta ajena, para autónomos siempre será mejor que tengan una cuenta para su actividad profesional y otra personal. De este modo se facilita la contabilidad y se separa nuestra vida del trabajo.

Pero claro, lo anterior está pensado para personas solteras, si dos personas están casadas (o son pareja de hecho), la cosa se complica. Hay parejas que se las organizan para pagar cada uno unos gastos y otros que prefieren tener una cuenta corriente en común desde la que pagar los gastos comunes (alquiler, luz, agua, Internet…).

Ambas opciones son válidas, depende de las personas y del régimen matrimonial. Probablemente para personas que estén en casadas separación de bienes sea mejor tener una cuenta común donde domiciliar los gastos comunes. Las personas en gananciales pueden optar por esta opción, aunque dado su régimen matrimonial también podrían optar por tener una única cuenta y una tarjeta para cada uno.

Es decir, cada pareja debe acordar como prefieren organizar sus finanzas, encontrando aquellos pactos y equilibrios que vean más convenientes. El primer objetivo ha de ser que no se produzcan peleas por temas de cuentas. También se ha de acordar el número de entidades bancarias con las que se trabaja. Hay quien prefiere trabajar con una entidad financiera para cada uno y quien prefiere que ambos tengan las cuentas en la misma sucursal, de forma que se puedan negociar mejores condiciones.

Por último, si la familia crece, nos encontramos con que a partir de cierta edad (si los padres no lo han hecho anteriormente) los hijos abran su propia cuenta corriente. Entonces ya tenemos que el control de las finanzas familiares se complica más todavía. Ya que aprovechando las distintas promociones bancarias los hijos pueden acabar abriendo varias cuentas y tarjetas. Pero en ese caso ya estamos hablando de personas financiera mente independientes, a las que habremos educado correctamente en este aspecto.

Imagen | kalleboo, Flickr

Javier Navarro, editor de El Blog Salmón

+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia