Magazine

Anunciate aquí
mercados-financieros

Ficheros de morosos, modificación de algunos requisitos de inclusión

1 comentario

proteccion de datos

En el día de ayer se conocieron tres sentencias del Tribunal Supremo que vienen a resolver otros tantos de recursos de dos de los más conocidos ficheros de solvencia patrimonial o ficheros de morosos de los que operan en nuestro país y de la Federación de Marketing Directo y Comercio Electrónico interpuestos en su día contra el Reglamento de Desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos, de enero de 2008.

Las sentencias viene a anular una serie de disposiciones del Reglamento de Desarrollo de la Ley de Protección de Datos, y a plantear dos cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que se refieren a la trasposición a nuestro derecho del artículo 7 de la Directiva 95/46/CE, que establece los supuestos en los que resulta legítimo el tratamiento de datos personales, y que podría resultar más restrictivo que lo que se deduce del texto de la directiva.

Anunciate aquí

De la sentencia también se deriva la no aplicación de los artículos 38 a 44 del Reglamento más que a los ficheros negativos, de incumplimiento de obligaciones, abriendo la puerta en la práctica a los ficheros positivos, de buenos clientes, que solo requerirán el consentimiento del afectado.

Más interés para los temas que acostumbramos a tratar en esta sección tiene la anulación de algunos artículos del Reglamento, y más concretamente el artículo 38, del que se anulan dos apartados.

Una parte del artículo 38.1.a), concretamente la que dice: “ y al respecto de la cual no se haya entablado reclamación judicial, arbitral o administrativa, o tratándose de servicios financieros no se haya planteado una reclamación en los términos previstos en el reglamento de los Comisionados para la defensa del cliente de servicios financieros”. Se mantiene el resto del apartado que exige que se trate de una deuda impagada, cierta, vencida y exigible.

Se argumenta que la redacción del artículo permitía la práctica de entablar cualquier tipo de acción para evitar la inclusión efectiva en el fichero, e igualmente que podía argumentarse que la propia reclamación judicial por parte del acreedor impedía la inclusión efectiva en los ficheros.

También se anula el punto 2º del mismo artículo 38 del reglamento, en este apartado se establece que tampoco podrán incluirse en estos ficheros datos sobre los que “exista un principio de prueba que de forma indiciaria contradiga alguno de los requisitos anteriores”, la sentencia anula la prueba indiciaria por la inseguridad jurídica que acarrea.

Las valoraciones serán sin duda diversas, para las empresas recurrentes la sentencia supone un gran avance que contribuirá a reducir la morosidad y a que fluya el crédito, opinión que no será compartida desde la óptica de los consumidores, que a buen seguro estimarán que se deja al usuario desamparado ante ciertas prácticas por todos conocidas.

Que los datos que están siendo controvertidos no se incluyan en ficheros negativos parece algo que dicta la prudencia y el sentido común, a buen seguro podrá salvarse la actual anulación mediante una redacción más cuidadosa de la norma, pero esto es algo que ya corresponde a la iniciativa política.

Ninguna influencia en el mundo financiero tendrá la anulación del artículo 11 del reglamento, que solo nos obligará a efectuar una nueva autorización en solicitudes formuladas a la Administración.

También se anula el artículo 18 referente a la acreditación del cumplimiento del deber de información, con el argumento de ir más allá de lo que establece el artículo 5 de la Ley en que tiene su origen, lo que tampoco tendrá influencia práctica en nuestras relaciones con el mundo financiero.

Por último la anulación del artículo 123.2 del reglamento, referente a las habilitaciones inspectoras a otros funcionarios de la Agencia de Protección de Datos, tampoco vendrá a modificar nuestra situación con las entidades ni a afectarnos de forma alguna.

Debemos concluir que si bien la sentencia solo ha estimado una parte limitada de lo que pedían los recurrentes, la posición de los usuarios no se ha visto reforzada con la resolución. Que esto sirva para facilitar el crédito es algo más que dudoso, si hay una situación de contracción del crédito desde luego que no podemos achacarlo, siquiera en parte, a que las entidades piensen que hay mucho moroso oculto.

Parece más que necesaria una revisión en profundidad del Reglamento que ahora ha visto anuladas algunas de sus disposiciones.

En Actibva | Ficherosde impagados
Imagen | Antífama

Francisco López Sorio, editor de Problemas con el banco

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia