Magazine

Anunciate aquí
mas-que-economia

¿Qué sistema usamos para dar la paga a los hijos?

0 comentarios

paga

Dentro de un mes comienzan de nuevo las clases, empezando para nuestros hijos su verdadero nuevo año, marcado por los cursos escolares. Avanza su madurez, su independencia, pero también las comparaciones con otros niños. Y para muchos padres llega una cuestión espinosa: ¿qué sistema usamos para dar la paga a nuestros hijos? Es un tema delicado, y que como veremos dependen mucho de nuestra forma de ver el mundo, y de cómo queremos que lo vea el niño.

En Actibva ya tocamos en su momento el tema, ahora recordaremos alguna de estas ideas, las ampliaremos e incorporaremos otras visiones y cuestiones sobre el tema. Por supuesto, estaremos atentos a a cualquier sugerencia que nos podáis dar.

Asignación si, asignación no

Tal y como nos comentaba Remo, la opinión mayoritaria es favorable a dar un paga periódica a los hijos. Más allá de que se habitúen al dinero, que seguramente sea lo fácil, está el hecho ser conscientes de la necesidad de administrarse, de que el dinero es un bien limitado frente a un abanico de múltiples posibilidades, bien de gastarlo, bien de ahorrarlo, de ser responsables de su uso

Me consta que hay padres, quizás en minoría, que prefieren ir dando el dinero a sus hijos según lo vayan pidiendo/necesitando, juzgando en cada momento la conveniencia o no del gasto y del importe. Son contrarios a establecer un derecho a la paga per se, a una suerte de pensión por el mero hecho de ser hijos. Es una postura respetable, aunque veremos luego que cabe dar la paga y obviar estos supuestos inconvenientes.

Lo que es fundamental es que, con independencia de si se da o no se da paga, y de como se asigna está en cuantía, periodicidad, etc, el padre y el niño, ambos, deben tener muy claros los criterios, los conceptos. Tiene que haber un marco claro de juego en relación con estos gastos, y todos debemos conocerlo y aplicarlo. Y si se cambia, debe justificarse y preavisarse.

Paga fija, paga variable

Más allá de la cuantía de la misma o de la periodicidad, Remo nos comentaba en su post dos grandes posibilidades en relación con la paga. Por un lado estaría la asignación fija y por la otra la asignación variable.

La asignación fija introduce seguridad para el niño, mucha seguridad. En dicho sentido, esta suerte de niño subsidiado si o si es la figura que critican los que se niegan a darle paga a los hijos. La responsabilidad del niño respecto al dinero es sólo en relación al gasto. Respecto al ingreso no le estamos educando, y es posible que perciba que eso también es así en el mundo de los mayores.

Frente a ello están aquellos que vinculan la paga a los resultados escolares, al comportamiento, o a la realización de tareas prefijadas para la economía familiar como una suerte de asalariados familiares. De este modo se entiende que el niño recibirá más o menos dinero en función del cumplimiento de esos objetivos.

Sin paga, pero con dividendos empresariales

Estos son sistemas que todos conocemos en mayor o menor medida, sin embargo he de reconocer que la experiencia de Cameron Herold, emprendedor canadiense, me sorprendió. Se posicionó claramente en contra de las asignaciones fijas, creen que matan el espitu emprendedor, pero su solución va más allá de las retribuciones variables que hemos comentado

Lo que hago con mis hijos, de 9 y 7 años, es enseñarles a andar por la casa, por el patio, buscando cosas para hacer. Venir y decirme qué me ofrecéis hacer. O voy yo y les digo que necesito tal cosa. Y luego, ¿saben lo que hacemos? Negociamos. Ellos van a buscar que hacer, pero luego negociamos cuánto se les va a pagar.

No tienen una paga regular, pero tienen la oportunidad de hace más actividades, de aprender a negociar y de descubrir oportunidades.

Estos sistemas de remuneración variable en función de determinados objetivos son criticados por conductivos, por introducir stress en el niño o por mercantilizar la relación. Seguramente, el compatibilizarlos todos no fuese una mala idea.

¿En efectivo o con tarjeta?

Obivamente es una broma el título de este apartado, pero hay algo de cierto en ello, especialmente cuando los niños crecen y ya no son tales, convirtiéndose en jóvenes. Es entonces cuando surge la duda respecto a si la paga se da en metálico o mediante el abono en una cuenta abierta a su nombre, pudiendo disponer de la misma incluso con tarjeta.

Soy partidario de la segunda opción, para que comiencen cuanto antes a familiarizarse con el mundo de la banca, a manejar sus cuentas, a examinar los extractos de una tarjeta, etc.

Si por el motivo que sea prefieren que el hijo no tenga cuenta, pero entienden que hoy por hoy, para un joven es necesario el uso de una tarjeta, pueden solicitarle una tarjeta de crédito adicional a la suya, con un limite más bajo o incluso directamente un limite 0 e ingresarle dinero en la misma. O esperar a que lleguen a España iniciativas como billmyparents, tarjetas que requieren la validación por móvil de los padres para cada gasto.

De todos modos, e igual que Cameron, creo que parte de los ingresos del niño debe ingresarse en un banco, desde su más tierna edad, separándolo del que tiene disponibles para los gastos. Y es proceso el niño debe verlo y nosotros explicárselo, que entienda que hacemos con su dinero y que vea como evoluciona.

Una herramienta muy interesante en dicho sentido es Agentpiggy, del que ya os hablamos en Actibva en su momento, una web donde se fijan tareas, objetivos al niño para obtener un premio concreto, y este va viendo como su cuenta virtual va creciendo con su comportamiento, hasta que puede decirle a su padre que el objetivo ha sido superado.

¿Cómo das la paga a tus hijos?, ¿o cómo la recibes?

Más información | Eroski Consumer, El Blog Salmón
En Actibva | La familia en el centro de las apps financieras, ¿Qué paga hay que asignarle a los hijos?
Imagen | Pink Poppy Photography

Anunciate aquí
Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia