Magazine

Anunciate aquí
mas-que-economia

El matrimonio I, la sociedad de gananciales

11 comentarios

Recien casados

La sociedad de gananciales es probablemente el régimen matrimonial más habitual, aunque la verdad es que quizás sea el más complejo. En esta entrada vamos a profundizar en como está regulada esta sociedad por nuestro ordenamiento jurídico porque muchas veces no caemos en el régimen por el que se van a regir esos bienes en un matrimonio.

En realidad esto es algo que puede determinar mucho nuestro futuro financiero, y no estoy hablando sólo de prevención de divorcios. Por ejemplo una pareja en la que uno de los dos tenga riesgo de ser demandado por su actividad profesional (supongamos un cirujano plástico) puede estar interesada en separar sus patrimonios para que en caso de problemas perder todo su patrimonio.

El código civil (puede ser diferente si estamos adscritos a algún sistema de derecho foral) reconoce tres tipos de regímenes económicos matrimoniales:


  • Sociedad de gananciales

  • Sistema de separación de bienes
  • Sistema de participación

  • Anunciate aquí

    La sociedad de gananciales es de régimen supletorio primario, lo que significa que si no se realizan capitulaciones matrimoniales el matrimonio se regirá por este sistema. Por tanto si no acordamos ningún régimen antes o después de la boda (con tarta, anillos y conga) probablemente este sea el sistema por el que se rige nuestro sistema. Hay excepciones a esto, según el derecho foral, en Cataluña y Baleares si no hemos determinado nada en capitulaciones por defecto nos encontraremos con la separación de bienes.

    Las capitulaciones matrimoniales son un contrato que se realiza por causa de matrimonio y es relativo a los bienes. Los otorgantes (es decir, los cónyuges o futuros cónyuges) pueden acordar o estipular cualquier régimen económico de matrimonio. No obstante el código civil declara nulas cualquier estipulación contraria a las buenas costumbres o limitativa de la igualdad de derechos, por lo que en realidad no podemos escribir lo que nos de la gana. Se realizan mediante escritura pública (ante notario) y se pueden modificar cuantas veces se desee.

    La sociedad de gananciales comienza en el momento de la celebración del matrimonio, o posteriormente por capitulaciones. En la sociedad de gananciales se crean tres masas patrimoniales, una común formada por los bienes gananciales y dos privativas, integradas por los bienes de cada uno de los cónyuges.

    Son bienes privativos


    • Los bienes y derechos que tuviera al comenzar la sociedad


  • Los que adquiera a título gratuito (principalmente lo que heredemos o nos donen)

  • Los adquiridos en sustitución de bienes privativos. Por ejemplo tenemos un piso privativo y lo vendemos por mudarnos; compramos una casa en la nueva ciudad con los fondos que obtuvimos del piso, esa vivienda se podría considerar privativa.

  • Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno sólo de los cónyuges

  • Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles entre personas vivas (por ejemplo un título universitario o un plan de pensiones)

  • El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos (si nuestro cónyuge daña nuestro piso privativo podemos exigir ser recompensados).

  • Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor (obviamente esto se refiere principalmente a la joyería que se haya podido adquirir)

  • Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio (se pretende evitar dejar a los cónyuges sin su medio de vida), salvo cuando estos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.

  • Son bienes gananciales

    • Los obtenidos por el trabajo de cualquiera de los cónyuges

    • Los frutos, rentas o intereses de los bienes privativos y gananciales (es decir, si recibimos el alquiler de un piso privativo, ese alquiler va para la sociedad de gananciales).

    • Los adquiridos a costa del caudal común.

    • Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial (es un caso especial, pero tenía que ser regulado).

    • Las empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad a expensas de los bienes comunes.
    • Los aportados voluntariamente (de motu propio) a la sociedad.
    • La administración de la sociedad de gananciales se puede hacer de tres formas, lo que se pacte en capitulaciones, la administración conjunta (si no se ha pactado nada en capitulaciones) o la gestión individual de bienes comunes (trata de excepciones a la gestión conjunta). Esto es útil para grandes patrimonios o para situaciones en las que uno de los cónyuges pase tiempo fuera del país por motivos laborales (por ejemplo trabaja en Dubai de consultor informático varios meses al año).

      Como hemos mencionado antes, el régimen económico del matrimonio no se determina únicamente para en caso de divorcio. En caso de declararse uno de los cónyuges insolvente para hacer un pago, se embargaría el patrimonio privativo, después el común y por último el patrimonio del otro cónyuge. Por eso si uno de los cónyuges realiza actos patrimoniales de fraude o engaño, el otro cónyuge puede pedir la disolución de la sociedad.

      Por último los matrimonios se rompen o deciden cambiar su régimen económico por acuerdo mutuo, esto hace que la sociedad de gananciales se disuelve. Puede ser porque el matrimonio se disuelva, sea declarado nulo, un juez decrete la separación o los cónyuges convengan un régimen económico distinto. En ese caso hay que liquidar la sociedad haciendo un inventario de bienes, pagar las deudas y dividir y adjudicar las gananciales. Esto puede ser un proceso largo y desagradable si no hay acuerdo fácil entre los cónyuges.

      Imagen | toasty, Flickr

      Javier Navarro, editor de El Blog Salmón

      Anunciate aquí
      Anunciate aquí
      + Deja tu comentario

      Comentarios

      • 1

        interesante

        !

        No sé, yo soy más de la opinión de la separación de bienes, pero lo cierto es que va en contra de lo que se espera de un proyecto común.

      • 2

        interesante

        Avatar de Remo !
        Remo | 4 estrellas

        Pues yo creo que el amor o el proyecto conjunto no tiene porqué estar reñido con la separación de bienes, O las distintas variantes que se puedan adoptar a la hora de un matrimonio.

        En el fondo, tema para mirar con lupa antes de casarse desde luego y sobre todo afrontarlo con perspectiva

      • 3

        interesante

        Avatar de javiernavarro !

        Bueno, dentro de poco hablaremos de la separación de bienes. Pero me ha parecido mejor empezar por gananciales que es la más común.

        Aparte hay otra cosa que me gustaría mencionar,casarse en gananciales existiendo el sistema de participación no me parece muy lógico.

      • 4

        interesante

        Avatar de mare !
        mare | 2 estrellas

        Muy completo Javier. Con los ejemplos queda muy claro. Desconocía el tema del alquiler de un piso privativo por ejemplo.

        ¿Podrías poner un ejemplo de "Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno sólo de los cónyuges"?

        El amor o la fortaleza de una pareja no se mide por el tipo de régimen, eso está claro. Sin embargo y dependiendo de la situación de cada uno, a veces es lógico y conveniente uno determinado. Porque hay que tener en cuenta que no todas las parejas se casan por primera vez, sino que hay divorcios e hijos anteriores, empresas por medio, etc…

        Creo que resultarán unos post muy interesantes.

      • 5

        Avatar de pops !
        pops | 2 estrellas

        Muy interesante el artículo. Lo cierto es que lo que apunta Martín, creo que refleja el modo de pensar de una gran parte de la gente. En este tema hay un factor cultural también, y me parece que pasarán años aún hasta que se estipule en todas las comunidades, la separación de bienes por defecto.

      • 6

        interesante

        Avatar de javiernavarro !

        Mare, uno de los cónyuges tiene arrendada una vivienda. El propietario la vende a otro sin comunicrselo al arrendatario. El arrendatario revoca la compra ejerciendo su derecho de retracto (porque tienen preferencia al estar arrendado). Eso es un derecho de retracto.

        Pops, me extrañaría que desapareciesen todos, al menos yo prefiero que se pueda elegir.

      • 7

        interesante

        Avatar de mare !
        mare | 2 estrellas

        Entendido, si mi marido y yo (en gananciales) somos arrendatarios de una vivienda, y en caso de comprarla lo hago yo con carácter privativo apoyándome en el derecho de retracto ante el propietario.

        Saludos

      • 8

        Avatar de senmutt !

        Hola, gracias por tu texto, muy claro. Sin embargo, tengo una duda probablemente ridícula, pero que no tengo nada claro. ¿Cómo sé en qué régimen estoy? Nosotros nos compramos el piso antes de casarnos y en la nota simple del piso pone que estamos en separación de bienes, por lo que el piso es 50%, no? Pero dos meses después nos casamos y no recuerdo haberle dicho a nadie nada a este respecto. Quizá como dices se tomo gananciales por defecto? (Vivimos en Valladolid). ¿Cómo puedo saberlo con certeza? ¿Pregunto en el registro? Gracias por tu ayuda.

      • Respondiendo a #8:
      • 9

        Avatar de javiernavarro !

        Valladolid no tiene derecho foral, por lo que en principio si no otorgasteis capitulaciones antes o después de casaros (ante notario) estaríais en en gananciales.

      • Respondiendo a #9:
      • 10

        Avatar de senmutt !

        Gracias por tu respuesta. Lo preguntaba porque quería hacer una amortización a la hipoteca sólo yo (mi mujer no ha ganado este año y no se desgrava nada) y claro, en gananciales presumo que voy a tener que amortizar por los dos para llegar a los 9015€. Bueno... Por cierto, hacer las capitulaciones es mucho lío? Necesitaríamos de un asesor, agente... ?? Gracias otra vez por tu tiempo. Un saludo.

      • 11

        Avatar de rikytama !

        Una duda... mi marido va a aportar al matrimonio un terreno valorado en 40000 euros que le a donado su padre, entiendo que se convierte en un bien ganancial, pues bien, mi pregunta es... en caso de separacion, que pasa con ese terreno?? tiene derecho el a 40000 euros mas que yo, tiene mas derecho al terreno que yo?? la duda es porque mi madre nos va a dar 60000 para que empecemos a construir una vivienda y no se que pasaria en caso de separacion.

      Síguenos

      Newsletter

      Destacados

      Encuestas

      Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia