Magazine

Anunciate aquí
guias-practicas

Guia sobre como solicitar el paro

0 comentarios


El desempleo se ha convertido en la principal preocupación de los españoles según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y la que más directamente les afecta por delante de las drogas, la inseguridad ciudadana e incluso el terrorismo. Como es lógico la crisis económica está deteriorando el mercado laboral y aumentando la masa de trabajadores en paro. Engrosar las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) no es un trago agradable para nadie, pero siempre conviene estar preparado. Por eso, lo mejor es tener claro los trámites que habrá que cumplir, papeles que habrá que presentar y derechos que se podrán exigir para que el paso por las oficinas del antiguo INEM.

En primer lugar, conviene aclarar que existen diferentes supuestos por los que una persona puede solicitar el paro, aunque el más común es el despido o terminación del contrato. Del mismo modo, hay que distinguir entre la prestación por desempleo y el subsidio de desempleo, ya que los requisitos para poder acceder a un u otro sin diferentes, al igual que las cantidades económicas que pagan y su duración.

Anunciate aquí

Requisitos para solicitar el paro

La principal diferencia entre lo que comúnmente se conoce como paro, es decir, la prestación pode desempleo, y el subsidio es el tiempo de cotización. Para acceder al primero es necesario haber cotizado un mínimo de 360 días dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo. En caso de no acumular ese tiempo de trabajo se podrá solicitar el subsidio, que además cubre otros supuestos de ayuda a determinados colectivos.

Pero el tiempo de cotización no es la única condición para poder cobrar el paro. También es necesario cumplir los siguientes preceptos:

  • Estar afiliado y dado de alta en la Seguridad Social dentro de un régimen que contemple la contingencia por desempleo (hasta hace poco los trabajadores autónomos no se encontraban dentro de este grupo, por ejemplo)
  • Estar en situación legal de desempleo. Esto incluye, además del despido, la reducción de la jornada ordinaria de trabajo en más de una tercera parte.
  • Disponibilidad para buscar activamente empleo y para aceptar las ofertas del SPEE siempre que estas se adapten a su perfil. También incluye el realizar las acciones formativas necesarias.
  • No haber cumplido la edad de jubilación ordinaria, ya que en ese caso
  • No estar incluido en alguna de las causas de incompatibilidad. Algunas de las más comunes es el trabajar por cuenta ajena a tiempo completo en otro lugar, trabajar por cuenta propia o percibir algún tipo de pensión no compatible con la Seguridad Social.


Documentación necesaria

Tras verificar que se cumplen con los requisitos que exige el SPEE el siguiente paso es presentar la documentación, algo que ya se puede hacer a través de internet (tanto con certificado digital como sin él) o acudiendo a una de las oficinas del INEM, donde además se puede recibir asesoramiento por parte de los empleados. El mayor inconveniente pueden ser las largas colas de espera.

Es necesario presentar la documentación en los 15 días hábiles (es decir, no festivos) siguientes al despido o la situación legal de desempleo. Los papeles y justificantes que se deben presentar para solicitar la prestación por desempleo son:

  • Solicitud por desempleo en el modelo normalizado que facilita la oficina de SPEE. Este documento aporta información sobre la renta del solicitante y de los familiares que convivan con él o estén a su cargo, los datos de domiciliación bancaria, el compromiso de actividad con el INEM y la autorización de petición de información a la Agencia Tributaria.
  • Identificación del demandante y de los hijos a cargo que aparezcan en la solicitud, que puede ser el DNI o tarjeta de identidad de extranjero o el Libro de Familia o documento equivalente en el caso de extranjero.
  • Certificado de empresa o empresas en las que ha desarrollado su labor profesional en los últimos seis meses.
  • En caso de que el certificado de empresa no fuese suficiente para dar fe de la situación legal de desempleo se podría solicitar otros documentos acreditativos que correspondan
  • En el caso de que la empresa no estuviera integrada en el Sistema de Remisión Electrónica de Documentos (RED) de la Tesorería General de la Seguridad Social también habrá que aportar una copia de los documentos oficiales de cotización correspondientes a los últimos 180 días cotizados.


Aunque no figura dentro de los requisitos del SPEE también es recomendable contar con las últimas nóminas de la empresa, que pueden ser necesarias para acreditar el haber trabajado para la empresa en los últimos meses.

Calcular la prestación y el tiempo de desempleo

La información sobre los formularios y la documentación necesaria es imprescindible para no tener que regresar a las oficinas del INEM, pero también conviene repasar otros datos, como la prestación que se va a recibir y el tiempo de desempleo del que se podrá disfrutar. El SPEE dispone de un simulador para el autocálculo de las prestaciones por desempleo. Incluso los trabajadores en activo pueden consultar estos dados y saber cuánto paro les correspondería.

Para el cálculo de la prestación se utiliza la llamada base reguladora, que es una media del dinero que se ha aportado a la Seguridad Social (figura en el apartado de Base de Contingencias Comunes de la nómina) durante los últimos 180 días naturales. Durante los 180 primeros días se percibe el 70 de la base reguladora y a partir del 181 el 60%. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que existe una cantidad máxima y mínima que se puede cobrar en concepto de paro y que depende de la situación personal y familiar, además, claro está de los ingresos.

La prestación mínima debe no podrá ser inferior al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) mensual vigente en el momento del nacimiento del derecho, incrementado en una sexta parte. Total, 482,44 euros al mes en 2008. La cuantía asciende al 107% del IPREN en caso de contar con hijos a cargo (645,26 euros mensuales).

En cuanto al tipo máximo, no podrá superar el 175% del IPREM, lo que supone 1.055,33 euros mensuales. Además, la cuantía se incrementa hasta el 200% para quienes tengan un hijo a cargo (1.206,10 euros) y en 225% con dos o más hijos (1.356,86 euros al mes).

El tiempo que dura la prestación también se puede saber de antemano. La relación es la siguiente:

  • Desde 360 hasta 539 días trabajados: 120 días de subsidio.
  • Desde 540 hasta 719 días trabajados: 180 días de subsidio.
  • Desde 720 hasta 899 días trabajados: 240 días de subsidio.
  • Desde 900 hasta 1.079 días trabajados: 300 días de subsidio.
  • Desde 1.080 hasta 1.259 días trabajados: 360 días de subsidio.
  • Desde 1.260 hasta 1.439 días trabajados: 420 días de subsidio.
  • Desde 1.440 hasta 1.619 días trabajados: 480 días de subsidio.
  • Desde 1.620 hasta 1.799 días trabajados: 540 días de subsidio.
  • Desde 1.800 hasta 1.979 días trabajados: 600 días de subsidio.
  • Desde 1.980 hasta 2.159 días trabajados: 660 días de subsidio.
  • Desde 2.160 días trabajados: 720 días de subsidio.


Además, hay que recordar que es obligatorio acudir una vez al mes a las oficinas del INEM a acreditar la situación de desempleo para poder seguir cobrando la prestación.

Autor. José Trecet. Analista financiero de Financialred.com

Foto flickr

+ Deja tu comentario

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia