Magazine

Anunciate aquí
guias-practicas

Guía para entender la prima de riesgo, su funcionamiento y su importancia

10 comentarios

bonos-europa-10yr1.jpg

La prima de riesgo, qué es y cómo funciona, es una de las grandes incógnitas que asaltan cada día a muchos lectores de prensa. Este concepto económico ha saltado a la actualidad, dado que la prima de riesgo de España se encuentra hoy por ejemplo, por encima de los 400 puntos básicos. Esta frase inócua aparentemente, lleva una carga económica muy importante que resulta desconocida para muchos ciudadanos.

La prima de riesgo es una medida aleatoria del diferencial del coste de financiación del Estado respecto Alemania. Si hacemos un poco de memoria económica, los Estados se financian emitiendo deuda pública, deuda que genera unos intereses para los inversores que la adquieren. Por tanto, la prima de riesgo, es el diferencial entre los tipos de interés de nuestra deuda pública y la deuda pública alemana.

Anunciate aquí

¿Por qué se escoge Alemania para medir la prima de riesgo española?

Tal y como hemos explicado, la prima de riesgo es un diferencial entre los tipos de interés de dos países medida en puntos básicos. Por ejemplo, si el país A paga un 2% en intereses por su deuda pública y el país B 5,5%, la diferencia entre ambos tipos de interés es del 3,5%. A efectos de puntos básicos, se multiplica por 100, por lo que la prima de riesgo del país B será de 350 puntos básicos respecto el país A.

En el caso de la eurozona, el país de referencia es Alemania, dado que se considera que es el país con la economía más sólida, de mayor tamaño y con mayor estabilidad a todos los efectos. Por tanto, cualquier país de la eurozona, medirá su prima de riesgo respecto la deuda pública Alemana, como diferencial clave entre las inversiones en un país muy estable y el resto.

El bono a 10 años, el indicador medio de tipos de interés

Todos los Estados necesitan recursos económicos que consiguen mediante la emisión de deuda pública. La deuda pública, es un activo financiero que otorga al tenedor el derecho de cobro de intereses. Esos intereses, se pueden cobrar mediante el descuento, por ejemplo un activo que tiene un coste de 1.000 euros, pagamos por él 980 euros y a vencimiento recibimos los 1.000 euros, o bien mediante cupón, que nos da un rendimiento en el tiempo. Este rendimiento puede ser mensual, trimestral, anual… siempre en función del tipo de activo que se emite.

Los estados emiten deuda pública a diferentes plazos y vencimientos. Normalmente, se emiten, letras, a plazos inferiores a 18 meses, obligaciones y pagarés, a plazos inferiores a 5 años y bonos, a plazos superiores a 5 años y que pueden llegar a vencimientos a 30 años. Como es lógico, a mayor duración de la inversión, más tipo de interés exigen los inversores, por lo que las referencias usuales, son los bonos estatales a 10 años, como pulso de los tipos de interés y por ende, de los costes financieros que pagan los Estados.

Dentro de este proceso de financiación de los Estados, las emisiones de deuda pública no salen a un tipo de interés prefijado, sino que se realizan por segmentos y a subasta pública. El mecanismo de subasta de deuda pública es un mecanismo por el que el emisor coloca una cantidad de títulos en el mercado y los inversores realizan peticiones de dichos títulos y los tipos de interés que quieren para invertir en dicha deuda pública.

Una vez se ordenan las peticiones, se realiza un cálculo de tipo de interés por cada emisión en función de las peticiones y ése, será el tipo final de interés que pagará cada Estado por esa emisión.

El indicador de la prima de riesgo, como indicador de un país

Después de entender el funcionamiento de la deuda pública, podemos aseverar que la relatividad de la prima de riesgo o riesgo país es latente. Es decir, si un país paga unos intereses muy bajos por su deuda y otro país los paga muy altos, el riesgo país del segundo es importante frente al primero. Pero claro, esta medida de tipos de interés, no es una medida directa que se traslade a las emisiones de deuda pública anteriores, a efectos de financiación del Estado.

Por ejemplo, si España emitió en el año 2009 bonos a 10 años al 2,5% de interés, ese tipo de interés es inamovible y la prima de riesgo indica cómo pagará los tipos de interés respecto a las nuevas emisiones, no respecto a las antiguas. Por tanto, la prima de riesgo, es una medida con cara al futuro, pero no con efectos pasado.

En segundo lugar, sí un país disminuye sus costes de financiación porque tenga mayor demanda de su deuda pública, el resto de países verán cómo aumenta su prima de riesgo sin subir el tipo de interés en la misma medida. Por ejemplo, Alemania pagaba hace unos meses por sus bonos a 10 años un 3,5% y España un 5,25%. Si Alemania disminuye su tipo de interés al 2,5% por exceso de demanda en las emisiones, la prima de riesgo de España aumenta 100 puntos sin alterar en nada las circunstancias macroeconómicas del país e incluso sin aumentar sus propios costes de financiación en los mercados, que podría ocurrir también.

En tercer lugar, existe competencia de emisiones de deuda pública entre los propios países de la eurozona aunque no todos tienen las mismas necesidades de financiación. Por ejemplo, Alemania puede ser el país más seguro para inversores institucionales pero si sus necesidades de financiación están cubiertas, el resto de inversores pueden no invertir y perder el coste de oportunidad o entrar en las emisiones de deuda pública de países con diferenciales más altos.

Estos movimientos de oscilación son usuales siempre, generando vaivenes en los diferenciales y en los tipos de interés de la deuda pública de unos países respecto a otros.

¿Qué ocurre entonces con la prima de riesgo española?

La economía española del último año ni ha mejorado sustancialmente ni ha empeorado tampoco, por lo que el aumento del diferencial o del riesgo país, hay que buscarlo más en la bajada de la rentabilidad del bono alemán que en unos efectos macroeconómicos negativos en España. La incertidumbre económica a todos los niveles, el techo de deuda de EEUU y la ausencia de grandes volúmenes de contratación en los mercados de deuda pública son síntomas de movimientos fuertes en los tipos de interés.

A efectos reales, los costes financieros de España están bajo control, dado que el coste financiero de la deuda pública viva se encuentra dentro de los parámetros presupuestados y en torno al 2,3% del PIB, es decir, unos 23.000 millones de euros en intereses, que es la cantidad que paga España anualmente por financiarse en los mercados.

El cumplimiento de los programas de estabilidad, una respuesta institucional desde Europa a la situación de los periféricos y algún movimiento por parte de Alemania, ayudarían sustancialmente a controlar mejor la prima de riesgo, dado que a efectos prácticos, la fortaleza del euro, de la deuda pública y de la eurozona, radica en la propia unión monetaria y en la convergencia de los países que la conforman, no en lo contrario.

Más Información | Tesoro Público
En Actibva | Puedo perder el dinero invertido en deuda pública, ¿Qué es un repo?, Deuda pública: cuando lo recaudado no alcanza, Deuda pública,

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de grudiz !

    Gran explicación, ya estaba buscando a ver quien era Riesgo para que me presentara a la prima. Muy claro como siempre, enhorabuena :)

  • Respondiendo a #1:
  • 4

    Avatar de yonderboy !

    Riesgo dice que eres poca cosa para su prima :P

  • 2

    Avatar de evac !
    evac | 3 estrellas

    MuY claro y tocando todos los aspectos.enhorabuena

  • 3

    Avatar de bucan !

    Yo confío en que en un siglo o así se haya normalizado la situación.

    Este año de 2011, se prevé que sean 27.000 millones de euros los que se vayan a pagar intereses de la deuda pública. Comparado con el PIB parece poco, pero es el 70% de los ingresos por IRPF.

    Hay que tener en cuenta que el presupuesto nacional anual del Estado andará por los 140.000 millones de euros. Y aparte, hay que devolver el capital, no sólo pagar intereses, que de momento, no se hace. Sigue aumentando la deuda.

    La velocidad de crecimiento de la deuda más la suma de deudas de empresas y ciudadanos, es mortífero.

  • 5

    Avatar de yonderboy !

    ¿Una medida aleatoria? ¿No será arbitraria?

  • 6

    Avatar de OXYGEN !

    -¿Quién demanda la deuda pública de un país? -¿Pueden las agencias de calificación, variar la prima de riesgo sin que varíen las condiciones macroeconómicas? -¿Cómo afectan los mercados de seguros de deuda (CDS) en la propia evolución de la deuda y del riesgo país?

  • Respondiendo a #6:
  • 7

    Avatar de Remo !
    Remo | 4 estrellas

    De entrada, las propias entidades financieras que se usan para colocar la deuda en el mercado están obligadas a adjudicarse un porcentaje de dicha deuda, al tipo resultante de la subasta.

    Fundamentalmente, fondos de inversión, fondos soberanos, fondos de planes de pensiones, estos son los primeros demandantes de la deuda pública.

    No, la prima de riesgo se calcula por la diferencia entre los tipos de interés. Lo que sí varían las agencias de calificación son los tipos de interés en función de sus informes, o no tienen porqué variar tampoco. Véase por ejemplo hoy el bono a 10 años americano cómo cotiza más bajo que el viernes

    Los seguros de impago o CDS es un diferencial independiente que se puede contratar o no por el emisor de la deuda o bien lo pueden contratar los siguientes que la adquieren. Sobre estos efectos, es sencillo, encarecen la operación si se contratan y se supone que se disminuye el riesgo de la inversión

    A efectos reales, la disminución del riesgo no existe, dado que si existiera algún impago, los emisores de CDS quebrarían y no podrían asumir tampoco las obligaciones aseguradas.

  • 8

    Avatar de javifernandezr !
  • Respondiendo a #8:
  • 9

    !

    "Hoy en día todos estamos volviendo a leer en la prensa y ver en la televisión que la prima de riesgo se dispara, supuestamente debido a las ultimas medidas de recortes que ha planteado el Gobierno."

    No estoy muy de acuerdo con el párrafo de incio de ese post.

    No creo que las medidas del Gobierno (recortes) disparen la Prima de Riesgo ( más bien la bajarían, debido a que a menores gastos menores necesidades de finaciación y menor deuda). Este índice es un índice de desconfianza, y lo que mide y la mueve es la desconfianza de los inversores, tenedores de bonos que venden sus bonos con riesgo de interés ( a intreses más altos al que los adquirieron) en el mercado secundario y por tanto con pérdidas.

    Piensa que los inversores extranjeros se han ido, y que los bonos se los traga todos el sistema finaciero español, como dijo ayer David Cano, nos hemos convertido en una autarquía financiera que además depende de los prestamos a la banaca del BCE. ¡Eso es lo que hace que la PR se dispare!

  • Respondiendo a #9:
  • 10

    Avatar de javifernandezr !

    Quizás faltara de concretar que las medidas adoptadas por el gobierno en ese momento, como se ha demostrado después, eran insuficientes.

    Slds

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia