Magazine

Anunciate aquí
fiscalidad

Plan antifraude: ¿conseguirá acobardar a los estafadores?

2 comentarios

cm6_tn579x385.jpg
El Consejo de Ministros ya ha aprobado el proyecto de ley contra el fraude fiscal y la economía sumergida. La mayoría de las medidas que incorpora ya nos las venían anunciando con anterioridad, no obstante, hay nuevas incorporaciones: límite de pagos en efectivo superiores a 2.500 euros, exclusión del régimen de módulos, declarar bienes y activos del extranjero y acabar con el “sin IVA”.

Independientemente del momento económico en el que nos encontremos, cumplir con nuestra obligaciones tributarias es necesario, ya que sino unos estarían cumpliendo con sus deberes mientras que otros se escapan de ellos. Es decir, se intenta poner a todos los ciudadanos y profesionales en una postura de igualdad y equidad ante sus obligaciones, a la vez de destapar toda economía sumergía, aunque no todos comparten la viabilidad del plan.

Anunciate aquí

Pago máximo en efectivo: 2.500 euros


Una de las medidas que recoge el plan de lucha contra el fraude fiscal es la prohibición de realizar pagos en efectivo superiores a los 2.500 euros (15.000 euros para los no residentes) en operaciones en las que intervienen empresarios y autónomos. Este límite se eleva hasta los 15.000 euros cuando los pagadores son no residentes a fin de favorecer el turismo. No afecta para las operaciones que se realicen entre particulares o entre un particular y su entidad de crédito.

No obstante, la multa del 25% del importe pagado en efectivo para quienes incumplan el límite es insuficiente, ya que seguirá siendo más rentable afrontar la sanción que cumplir con las obligaciones fiscales en forma de Impuesto de Sociedades (grava hasta un 30%) e IVA (grava de un 4% a 18%). Por ello, a lo mejor hubiera sido más efectiva una reducción de la deducibilidad que las multas.

Independientemente de esto, esta medida pretende sacar a la luz todas las transacciones no registradas entre profesionales, autónomos y sus clientes, ya que al realizarse el pago por vía tarjeta, por ejemplo, es más sencillo controlar esos pagos, que si se realizase en efectivo, que puede no quedar registrado.

Pese a este objetivo de destapar todo movimiento en negro, diversos medios apuntan que esta medida castiga a pequeñas y medianas empresas, mientras que sigue dejando un amplio margen de actuación a las grandes empresas, donde se encuentra la mayoría de economía sumergida. Es decir, la medida no afronta que existan rentas ocultas y solo esperan que afloren patrimonios que no cuadren con los declarado. Por ello, las grandes empresas, con mayor capacidad para engañar a la Administración, salen más ilesas. De todas formas, las opiniones son de lo más variopintas.

Las viendas del extranjero se deben declarar


Por otro lado, la norma fija la obligación para todos los contribuyentes de informar de la posesión de cuentas bancarias, valores, rentas, títulos o inmuebles en el extranjero. El incumplimiento de esta nueva obligación supone una sanción de 5.000 euros por cada dato omitido, y 10.000 euros como castigo mínimo.

Si se descubre alguna infracción de alguna renta que no haya sido declarada, se imputará al último período impositivo en el que haya sido descubierto. Con esta nueva norma, muchos pueden echarse las manos a la cabeza, ya que estamos hablando de poseer dinero o tener bienes en los ya conocidos paraísos fiscales y de no haberlos declarados.

No obstante, puede ser este el caso de una medida que intenta castigar a aquellos que defraudan, pero que limitan determinados derechos o tranforman en ilegal determinadas actitudes que no tienen ningún ánimo de defraudar. Ejemplo de ello es una persona jubilada, que posee una casa en Alemania, que lleva a cabo todos sus pagos y obligaciones a rajatabla, pero que un día recibe una notificación de la Hacienda española de que no ha sido informada de dicha propiendad en el extranjero y por ello le sancionan con 10.000 euros.

Régimen de módulos


Quedan excluidos del régimen de módulos (método de estimación objetiva) aquellos empresarios que facturen menos del 50% de sus operaciones a particulares y que tengan un volumen de rendimientos superior a 50.000 euros al año. También quedarán excluidos aquellos que obtengan rendimientos de otros profesionales superiores a 225.000 euros.

¿Cuál es el porqué de esta exclusión? Con ello se pretende acabar con aquellos que emiten facturas falsas para beneficiar a terceros y así se deduzcan gastos. Esta situación ocurre en actividades como la albañilería, carpintería, fontanería o el transporte de mercancías.

Acabando con el sin IVA


Continuando con la persecución de aumentar la capacidad recaudatoria y evitar el fraude del IVA, la exclusión en el régimen de módulos afectará igualmente al IVA en términos de misma multas, limitaciones, etc.

Ahora, solo podremos deducir el IVA soportado (compras) si acreditamos que se ha ingresado el IVA repercutido (ventas). Asimismo, se podrán tomar medidas cautelares para evitar que los deudores se declaren en situación de insolvencia o comentan un alzamiento de bienes para que Hacienda no pueda cobrar.

En Actibva | Plan de Lucha contra el Fraude: pagos en efectivo, módulos, cuentas en el extranjero; Plan de Lucha contra el Fraude: límite a los pagos en efectivo
Imagen | La Moncloa

+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia