Magazine

Anunciate aquí
fiscalidad

El impuesto sobre hidrocarburos y otros impuestos especiales sobre la energía

3 comentarios

Gasolinera

El impuesto sobre hidrocarburos es uno de los impuestos especiales, junto con el IVA. También se trata de un impuesto que del que nos solemos dar cuenta cuando llenamos el depósito del coche, pero también lo pagamos al comprar gas natural, o gasoil para calefacción (en los edificios que tienen la calefacción por este combustible). Por tanto se trata de un impuesto que pagamos a menudo, auque sólo nos solemos dar cuenta en la gasolinera.

Este impuesto está regulado por la Ley de Impuestos Especiales, que distingue en el uso que se le vaya a dar al hidrocarburo. Uso como carburante es para ser usado como combustión en vehículos de motor, uso como combustible es para ser usado en la calefacción. Aparte están otros usos, por ejemplo para la fabricación de productos. La distinción del uso es extremadamente importante, porque según el uso pagaremos un tipo u otro de impuesto.

Anunciate aquí

Para que nos hagamos a la idea del uso, el gasoil no paga los mismos impuestos si es para nuestro coche normal que se es para uso de vehículos de usos especiales. Estos usos específicos están regulados en el artículo 54.2 de la Ley de Impuestos Especiales. Los motores que tienen la tarifa reducida son aquellos motores empleados en propulsión de artefactos o aparatos que hayan sido autorizados o sean susceptibles de ser autorizados de circular por caminos públicos y se utilizan para la horticultura, ganadería y silvicultura. También tienen la tarifa reducida los vehículos utilizados en la propulsión de buques y naves de recreo.

A consecuencia de esto hay quien intenta defraudar utilizando gasoil para uso agrícola para uso no agrícola (para ir al trabajo en el centro de Madrid), esto no se debe hacer bajo ninguna circunstancia ya que va contra la ley.

Para fomentar el uso de carburantes alternativos de procedencia vegetal (bioetanol, biometanol y biodiesel) hasta el 31 de Diciembre de 2012 están exentos de los impuestos especiales, no obstante a partir del 1 de Enero de 2013, cuando se usen para carburante el bioetanol y el etanol estarán regidos por los mismos tipos que la gasolina y el biodiesel por los mismos que el diesel. Por tanto si estamos pensando e adquirir un vehículo que funcione con estos combustibles debemos de tener en cuenta que a partir de 2013 tendremos que pagar más por el combustible, siempre que no cambie la legislación.

Obviamente hay exenciones, no obstante casi ninguna afecta a una economía doméstica. No paga el impuesto el gasoil para ferrocarriles, la navegación (incluída la pesca, pero no la de recreo), el combustible para aeronaves (excepto la privada de recreo), la fabricación para usos distintos de combustible y carburante y para el uso de desarrollo de nuevos biocarburantes os biocombustibles. La excepción que nos puede afectar es la importación del contenido del depósito de un vehículo de turismo normal y un dispositivo de hasta diez litros. Algo que es bastante popular en aquellas personas que residen cerca de Gibraltar.

Existe también un impuesto sobre el carbón, no obstante dado lo residual de su uso en las familias no es algo que vayamos a tratar. En cambio si vamos a hablar del impuesto sobre la electricidad. Es un impuesto que no estaba regulado en por la Unión Europea, era exclusivamente español. Cambió en 2005 cuando se introdujo en todos los países de la UE. Este se calcula tras multiplicar el importe por el coeficiente 1,05113. Sumado al coste constituye la base imponible para el IVA.

Porque los impuestos especiales aumentan la base imponible del IVA correspondiente al producto. Así que si el producto cuesta 0,6 y el impuesto especial es de 0,4, el IVA se calculará sobre 1. Por tanto el impuesto incrementa significativamente el coste, que es lo que notamos cuando pagamos la factura de la luz o llenamos el depósito.

Por último, aunque estos impuestos tienen un fin recaudatorio, como casi todos los impuestos, hay que destacar que estos tienen dos finalidades. La primera es la protección al medio ambiente, la segunda es reducir la dependencia energética. Por este motivo el impuesto sobre hidrocarburos está exento para aquellos biocombustibles y biocarburantes que se empleen en el desarrollo de nuevos biocombustibles y biocarburantes.

Imagen | daquella manera, Flickr

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia