Magazine

Anunciate aquí
fiscalidad

Cómo presentar la Renta de un fallecido

2 comentarios

cementerio.jpg
El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se devenga el 31 de diciembre de cada año, salvo en el caso de fallecimiento del contribuyente en un día distinto, en cuyo caso el devengo se produce en la fecha del fallecimiento. Es importante conocer que ningún otro supuesto diferente al fallecimiento del contribuyente (matrimonio, divorcio, separación matrimonial, etc.) da lugar a períodos impositivos inferiores al año natural.

Anunciate aquí

Presentación

Los herederos deben presentar, en el año siguiente al fallecimiento y durante el plazo reglamentario de declaración (este año, en general, hasta el 2 de julio), la correspondiente al fallecido por ese período impositivo (1 de enero hasta la fecha de fallecimiento) que, a causa de su muerte fue, además del último, inferior al año natural.

Cuando un integrante de la unidad familiar fallece, los restantes miembros pueden optar por la tributación conjunta, pero sin incluir las rentas del fallecido en dicha declaración. Veamos un ejemplo: matrimonio con el que convive su hijo menor de edad. A finales del 2011 fallece uno de los cónyuges, por lo que el otro cónyuge y su hijo tienen dos opciones para presentar la Renta en 2012:

  • Declaraciones individuales: la tributación individual de todos los miembros de la unidad familiar, incluido el fallecido, siendo la declaración individual de éste por período impositivo inferior al año natural;
  • Declaración individual y conjunta: la tributación individual del fallecido por período impositivo inferior al año natural y la tributación conjunta de los restantes miembros de la unidad familiar (el otro cónyuge y el hijo), siempre que quede más de un miembro de la unidad familiar después del fallecimiento.

Reglas a tener en cuenta

No existe la posibilidad de que el fallecido que forme parte de una unidad familiar tribute conjuntamente con el resto de los miembros de la misma

Obligación de declarar

Los importes que determinan la existencia de la obligación de declarar, se aplicarán en sus cuantías íntegras, con independencia del número de días que comprenda el período impositivo del fallecido, y sin que proceda su elevación al año.

Rentas que deben incluirse en la declaración

Las rentas que deben incluirse en la declaración, serán las devengadas en el período comprendido entre el 1 de enero y la fecha de fallecimiento, incluidas las pendientes de imputación, de acuerdo con las normas de imputación temporal de rentas contenidas en la normativa reguladora del IRPF (art. 14.4 Ley IRPF). Es decir, la base imponible del fallecido será la que corresponda a las rentas efectivamente obtenidas o imputables en el período impositivo que finalizó con su fallecimiento, sin que proceda en ningún caso la elevación al año.

Las rentas inmobiliarias imputadas (inmuebles no arrendados, excluida la vivienda habitual y el suelo no edificado) deberán cuantificarse en función del número de días que integre el período impositivo que es objeto de declaración.

Mínimo personal, familiar y por discapacidad

En caso de fallecimiento del contribuyente, todas las rentas pendientes de imputación deben integrarse en la base imponible del último período impositivo que deba declararse.

Sea cual sea la duración de período impositivo, las cuantías del mínimo personal, familiar y por discapacidad se aplicarán en los importes que correspondan, sin prorratear en función del número de días del período impositivo.

Reducciones

La reducción que proceda practicar sobre los rendimientos netos del trabajo personal se aplicará en la cuantía íntegra que corresponda al importe de los citados rendimientos netos, sin prorratear dicha cuantía en función del número de días que integre el período impositivo.

Para la reducción de la base imponible por aportaciones a mutualidades de previsión social, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia, el límite de 10.000 euros anuales (12.500 euros en el caso de contribuyentes mayores de 50 años), aun cuando la Ley lo declare de carácter anual, debe tomarse en toda su cuantía. Y, en igual sentido, respecto de los límites de los sistemas de previsión social de personas con discapacidad, deportistas profesionales y aportaciones a patrimonios protegidos.

Deducciones

Los límites máximos establecidos para determinadas deducciones de la cuota se aplicarán en su cuantía íntegra, con independencia del número de días del período impositivo.

En Actibva | Seguros de decesos ¿son una buena idea?
Imagen | El Mal Inquilino

Todo sobre irpf IRPF

+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia