Magazine

Anunciate aquí
estudios-bbva

Políticas monetarias laxas en todo 2011

1 comentario

PIB perifericos UE
Los últimos datos de inflación confirman las presiones inflacionistas a corto plazo también en países desarrollados. El IPC del Reino Unido se situó en el 4% a/a en enero y el de Estados Unidos registró una fuerte subida en enero (0,5% mensual). No obstante, lo que les importa a los bancos centrales es la perspectiva a medio plazo, y en este punto no hay indicios de deterioro.

Dicho de otro modo, mientras las expectativas de inflación sigan bien ancladas, los bancos centrales de los mercados desarrollados pueden mantener sus políticas monetarias flexibles durante un periodo más prolongado, ya que los efectos secundarios sobre la inflación no son muy importantes. En general, los participantes del mercado siguen adelantando las expectativas de aumentos de los tipos en los mercados desarrollados (MD). La probabilidad implícita de que la Fed efectúe el primer movimiento de los tipos en diciembre de 2011 es ahora superior al 80%, mientras que se anticipan dos movimientos alcistas de los tipos de 25 pb para el BCE al cierre del año. En nuestra opinión, parece que es demasiado temprano.

Anunciate aquí

Sorpresas positivas en el crecimiento de los periféricos


El crecimiento del PIB del 4T fue mejor de lo esperado en España y Portugal. Las cifras del PIB reflejaron el impacto negativo de la consolidación fiscal, pero esto se compensó con mayor crecimiento del previsto de demanda externa y un mejor comportamiento de la demanda privada. La recompra de la deuda de Portugal terminó con una oferta baja, lo que indica que a los inversores no les preocupan los vencimientos a corto plazo.

Pero a pesar de estas noticias positivas, el riesgo soberano no ha retrocedido. No esperamos ninguna mejora en el riesgo soberano antes de que concluyan las reuniones del Consejo de la UE que se celebrarán el 11 y el 25 de marzo. Además, la posición de Alemania con respecto a la gobernanza podría volverse más dura una vez que Weber está fuera de la carrera hacia la presidencia del BCE. En cuanto a los países emergentes, los últimos indicadores incrementan la probabilidad del escenario de desaceleración suave. Esta semana, el mercado se centrará en la actividad económica de la zona euro, que podría seguir mostrando un fuerte impulso.

Los tipos largos plazos pierden fuelle alcista


Durante las últimas jornadas se ha observado un cierto movimiento de moderación e incluso corrección bajista de los tipos de interés en las curvas OCDE, especialmente marcado en los tramos largos: mientras que el 10A Swap euro ha corregido cerca de 13 p.b. desde los máximos del 9 de febrero, el 10A Swap dólar lo ha hecho en torno a 15 p.b.

Resulta llamativo que este perfil se haya dado en una fase en la que los indicadores cíclicos no han resultado especialmente decepcionantes y sobre
todo los indicadores de precios han seguido recogiendo el efecto materias primas (repuntes en el IPC americano en torno al 0.4%). Esta menor reacción alcista de los tramos largos viene a confirmar que de alguna manera, el mercado puede haber hecho prácticamente todo el ajuste a un escenario de algo más de riesgo de precios a medio plazo, pero que este riesgo no resulta por ahora acuciante.

De hecho, los propios breakeven de inflación en la curva americana han corregido cerca de 15 p.b. en los últimos días reflejando una cierta reticencia del mercado a seguir presionando al alza el componente de “inflación esperada”. Esta perspectiva refuerza nuestra visión de un contexto de curvas consolidando los niveles alcanzados tras el ajuste de finales de 2010 y principios de 2011 pero sin suficiente fuelle para prolongar agresivamente el mismo.

Los flujos mandan y señalan la dirección de las bolsas


Desde finales de noviembre hasta ahora el EuroStoxx-50 acumula una subida cercana al 15% favorecido por la relajación del riesgo soberano europeo –que se ha traducido en elevados flujos de inversión hacia la bolsa española- y la consolidación de la mejora de las expectativas de crecimiento para la eurozona.

Habida cuenta de que las expectativas de beneficios apenas han variado en ese período y que la rentabilidad de los bonos a 10 años se ha tensado 50pb, el resultado es que se ha producido una fuerte reducción de la prima de riesgo aparente bursátil. El problema es que la Prima de Riesgo es la más volátil de las variables que conforman el valor de un activo y por eso debemos ser cautos sobre su sostenibilidad. Y eso está bien y se traduce, por ejemplo, en que el sector bancario ha liderado claramente el movimiento alcista (lo que da consistencia y sostenibilidad al movimiento alcista), favoreciendo además una significativa reducción de la volatilidad implícita medida a través del V2X.

bbva-gravatar.jpg Observatorio Económico España de BBVA Research. Acceder al estudio completo de Observatorio Semanal Global – BBVA Research.
Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia