Magazine

Anunciate aquí
entrevistas

Los ciudadanos ya han pagado sus excesos en esta crisis. Hablamos con Jesús Arroyo, de @DiarioQuiebra

4 comentarios

ja-foto2.jpg
Jesús Arroyo Fernández es Economista y posee un IMBA. Además de empresario de inversiones y comercio internacional. Además, hace menos de un año se lanzó a la blogosfera como creador y director del blog “Diario de la quiebra (de España)”, presente en 105 países y que ha cosechado un gran éxito gracias a la creatividad y sencillez que derrocha a la hora de explicar la realidad de la economía actual.

¿Como surgió la idea de crear “Diario de la quiebra (de España)”, cuál fue su motivación?

Surgió de una manera espontánea y casual, como suelen suceder casi siempre estos temas por internet y las redes sociales. En agosto pasado, un día escuché una noticia económica negativa, y el dirigente que la explicaba lo hacía como si los malos datos lloviesen del cielo. Pensé:

“No puede ser que cuando las cosas van bien, a la gente se le traslade el mérito de los responsables, y cuando van mal, se expongan como algo inexorable, que nos viene dado y sin responsabilidad de nadie”.

Además, me di cuenta de que cuando las noticias son negativas, normalmente se usan términos abstractos, mientras que las positivas son ensalzadas en términos fácilmente comprensibles. ¿Por qué se nos dice que “se han creado 1.000 puestos de trabajo”, y sin embargo se declara que “la recesión ha provocado una desaceleración de nuestro mercado laboral”?

Así que entré en Facebook y publiqué unas líneas explicando ese dato negativo y sus causas, pero con un lenguaje entendible por todos.

Para mi sorpresa, al día siguiente tenía muchos comentarios pidiéndome explicaciones sobre otros temas, y así lo hice; luego vinieron más preguntas de las redes sociales… Hasta que acabé escribiendo cada día una especie de “Diario” de lo que estaba sucediendo, y que se veía que nos llevaba a una situación realmente negativa: por eso quise llamar la atención sobre lo que podría ser la quiebra de España, narrando día a día lo que se hacía y debía evitarse.

Precisamente la semana pasada uno de los lectores me llamó la atención sobre el primer comentario realizado en las redes sociales. Volví a leerlo y casi me asusté: había escrito cuatro puntos que “podrían suceder”; por desgracia son hoy una realidad los cuatro: no podía imaginar que llegásemos a eso tan pronto.

Posteriormente los lectores me pidieron que crease un blog para mayor facilidad de lectura, y así surgió el “Diario de la quiebra (de España)”, una realidad que hoy cuenta con casi 500.000 visitas desde 105 países.

Me gustaría también resaltar el gran número de comentarios a los artículos de cada día, con personas que se han tomando el blog como propio, y realizan una valiosísima aportación.

¿De donde saca la inspiración para sus post?

Pues normalmente de la calle o viajando por temas de trabajo, y me fijo en lo que ocurre. O por preocupaciones que me hacen llegar las personas que se me acercan o escriben: De hecho, los términos que más aparecen en los artículos son “economía real”, “datos económicos de la calle” o “gente de a pie”.

En el fondo de todo, está el convencimiento de que uno de los grandes errores de la economía actual, y también de la política económica, es la separación entre la “gran economía” y la economía de cada día, de la gente que pisa la calle. Por ello, muchas veces las medidas se alejan de las necesidades reales de las personas.

Sólo conseguiremos superar nuestras dificultades si conectamos los intereses del Estado, los bancos y las grandes multinacionales, con los de las familias, los autónomos y las pymes. Y para ello, hay ser transparentes y ofrecer los datos de manera comprensible, para que cada uno pueda tomar las decisiones que estime más oportunas, y no otros por él.

Ello supone explicar con claridad las causas que nos han llevado a la situación actual, también los agujeros que existen en las cuentas públicas y el sistema financiero, así como sus responsables.

De otra forma, se seguirá hablando de que los impuestos se destinan a mejorar la vida de los ciudadanos, y que el dinero inyectado a la banca es para hacer que llegue a la calle, cuando la realidad es que todo ello se destina a tapar los agujeros de uno y otros, y a la calle no llega dinero; más bien al contrario: se saca el dinero de los bolsillos de los ciudadanos para tapar esos problemas.

¿Cree que sus intervenciones en otros medios mas convencionales, como radio y tv, le han ayudado a aumentar el numero de lectores?

Sobre todo han servido para acercarme más a los lectores, con voz y con una imagen. Desde luego han atraído a más público, pero el “Diario de la quiebra (de España)” surgió como un fenómeno de internet, y se ha seguido expandiendo sobre todo por ese medio.

Sólo así se entiende que hayamos llegado a 105 países en unos meses, y a lugares tan dispares como Aruba, la Isla de Man o Nueva Zelanda. Creo que muchos españoles que viven en esas zonas tienen en el “Diario de la quiebra (de España)” una referencia de lo que ocurre en nuestra economía, y nos enriquecen a todos con sus comentarios y aportaciones.

Al final, el blog es un punto de encuentro de todos aquéllos que – sin saber necesariamente términos técnicos – sí saben que tienen derecho a saber, y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta. Además, en los diversos medios siempre me presento como director del blog, para mostrar que por muy economista que sea, a mí lo que me interesa es el contacto con los problemas en la calle.

Resaltaría el hecho de cómo diversos dirigentes a nivel económico y político usan con frecuencia ejemplos y razonamientos del blog. Es un granito de arena que se pone en esas grandes estructuras de poder que existen en nuestra sociedad, y que al final son dirigidas siempre por personas, que corren el peligro de alejarse de la realidad.

Uno de sus post, en el que compara la actual crisis con una granja de gallinas, tuvo una gran difusión. ¿Cómo se le ocurrió tan brillante analogía?

Fue un día comprando en un supermercado. Al ir a coger un cartón de huevos, me fijé en los diferentes envases que había –según el número–, y ahí se disparó la imaginación.

La economía no es algo abstracto que no interese a la gente normal, sino que interesa –y mucho–; lo que pasa es que cuando se habla en abstracto –muchas veces de modo intencionado– la gente reclama otro tipo de explicaciones, y ahí es donde entra el “Diario de la quiebra (de España)”.

Le diré que uno de los emails que más satisfacción me ha dado fue el de una persona que me escribía de parte de su abuela de 83 años: Comentaba que ella por fin había entendido, a partir de un artículo sobre sacos de naranjas, lo que era la prima de riesgo.

Si a estas alturas y con todo lo que hemos aprendido –y sufrido– con la crisis, alguien pretende que la economía de un pueblo, de una región o de un país se gestiona con reglas distintas a los de cualquier familia, creo que se ha demostrado que se equivoca.

Así que no sólo hay que hacer participar a los ciudadanos de las medidas económicas para informar, sino que tiene que ser un camino de ida y vuelta, para adaptarlas a sus necesidades.

Así se actúa con el “Diario de la quiebra (de España)”: lo que los lectores dicen y aportan no sólo se expone allí, sino que modula los razonamientos y los mensajes.

¿Además de bloguero, ud se define como empresario de inversiones. Qué recomendaría para invertir a los lectores de actibva?

Recomendaría invertir en uno mismo, en su familia.
ja-foto1.jpg
En un momento en que el Estado se ha vuelto egoísta, y sólo piensa en cómo tapar su agujero de deuda y no en reactivar la economía, y los bancos no prestan a nadie y son como sumideros por los que se va todo el dinero –público– que se les inyecta, no seré yo quien anime a las familias y pymes a arriesgar su dinero para mover la economía.

Tal y como están las cosas, con una economía cuyo crecimiento cada vez se ve más lejano, ahora lo importante es seguir haciendo despensa, aunque sea con 20, 30 o 50 euros: Hay que tratar de acumular para el invierno, como las hormigas; porque aunque nos digan lo contrario, el invierno no ha llegado aún en toda su crudeza, y será largo y duro.

Si ahora no nos dicen claramente lo que ocurre, ni se nos prepara para ese invierno, cuando lleguen los fríos –más fuertes aún que los de ahora– ¿dónde nos resguardaremos?

Digámoslo claro: los bancos españoles están pidiendo más dinero que nunca al Banco Central Europeo para prepararse para lo que está por llegar, y las grandes empresas españolas tienen más dinero en caja que jamás en el pasado, porque no quieren gastarlo en nada viendo lo difíciles que están las cosas: ¿Seremos nosotros los ingenuos?

Cuando el Estado impulse la economía y los bancos den créditos, y cuando en los bolsillos de los ciudadanos haya dinero –renta– de sobra, entonces podremos lanzarnos a consumir o invertir más. Mientras tanto, recomiendo el colchón: en casa o en cuentas a la vista de disposición inmediata.

Respecto al futuro del país, ¿se declara Vd. pesimista u optimista? ¿Por qué?

Respecto a las familias, autónomos y pymes optimista: son los que siempre han tirado del país hacia delante; siempre han sabido apretar los dientes y tirar del carro. Lo que pasa es que ahora además de su carga han de llevar la de otros véase las deudas del Estado y los bancos, que como hemos dicho antes en vez de empujar nos tiran hacia atrás.

Respecto al Estado muy pesimista: No hay un esfuerzo real en recortar gastos políticos, como el que estamos haciendo los ciudadanos con nuestros gastos.

¿Cuántos parlamentarios o senadores del total de 1.882 que había en toda España antes de la crisis se han reducido?: Ninguno. ¿Cuántos puestos políticos?: Hemos sabido estos días que se ha aprobado en el Parlamento la contratación de asesores para los partidos a razón de 3.800 euros al mes y así colocar a los que no tienen puestos…

¿He de mencionar también la insensibilidad que supone aprobar en estos tiempos de carestía un gasto de 82.000 euros para el cuadro del anterior Presidente del Parlamento?

Respecto a la banca, igualmente pesimista: se nos habla del esfuerzo por hacer fluir el crédito, pero en la actualidad han dispuesto de más de 300.000 millones de euros en préstamos blandos del Banco Central Europeo, y en vez de dárselo a empresas y familias, lo han usado para comprar deuda del Estado (obteniendo ingentes beneficios), o en volverlo a meter en el Banco Central Europeo para cuando lo necesiten más adelante.

Y además, ahora se habla con una gran frivolidad de que se le inyecte más dinero público a la banca para sacarla del agujero. En un país como España, donde se producen 160 desahucios al día, me parece una gran injusticia que se justifique esa medida diciendo que esas personas “se metieron en pisos que no se podían permitir”, pero que cuando esos pisos llegan a manos de los que les prestaron irresponsablemente el dinero, estos pretendan que el Estado les ayude con el problema.

La única campaña que hemos lanzado desde el “Diario de la quiebra (de España)” ha sido precisamente una informativa sobre esta injusticia, por medios escritos, radio, televisión y redes sociales. Hemos recibido muchos apoyos, y consideramos parte de nuestra labor informar con claridad a las personas de lo que se realiza.

Y todo ello lo hacemos sin ningún punto de vista político. Hemos desarrollado nuestra labor con dos gobiernos distintos: no somos de derechas, de izquierdas o de centro; somos ciudadanos libres que queremos saber y tomar nuestras propias decisiones.

¿Quién cree ud que es el responsable de la crisis?

Para no reconocer las verdaderas responsabilidades de la crisis actual, se nos sigue bombardeando con el eslogan que dice que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”.

Eso ya pasó, al menos para los ciudadanos, y los que vivieron así han pagado caro sus excesos perdiendo sus pisos –con desahucios– y su patrimonio. Pero ahora ha llegado el momento de que el resto, fundamentalmente la banca y el Estado, reconozcan sus agujeros; pero no lo hacen, y echan sobre nuestros hombros sus culpas.

¿Cómo es posible que la economía real siga cayendo?: Pues porque no hay crédito. ¿Y por qué no lo hay?: Porque el escaso dinero disponible se dedica a deuda del Estado y a financiar los gastos de las Administraciones Públicas, mientras el resto no vemos un euro cerca de nosotros.

Y lo peor de todo es que esa espiral no se para. Sólo hay que tener en cuenta que este año el déficit previsto del Estado es de 55.000 millones de euros. ¿Quién lo financiará?: Fundamentalmente los bancos españoles; y por tanto seguirá sin haber dinero para la economía real.

¿Qué sector piensa ud que protagonizará la recuperación y cuándo?

Aquéllos basados en la creatividad de los ciudadanos, y exclusivamente en sus fuerzas:

Si los bancos no dan crédito, y el Estado no empuja, sino que unos y otro se suben al carro tirado por los ciudadanos, estos están solos y luchando con sus solas fuerzas. Por tanto, tendremos que apoyarnos en aquellos trabajos creativos –turismo y nuevas tecnologías– y basados en nuestras propias fuerzas –agricultura dedicada a la exportación–.

Esos sectores como grandes estrellas mediáticas de recuperación de la economía, pero el día a día seguirá siendo el del pequeño comerciante, el mecánico, el médico que saca horas extras, y el funcionario ahora desprestigiado que hace bien su trabajo para poner en orden la administración de su zona.

¿Qué le recomendaría a nuestros políticos para salir de la crisis?

Un buen paseo… por nuestras calles: donde están cerrando los comercios a razón de uno cada quince días en cualquier calle de cualquier ciudad de España

Por nuestras carreteras: para que vean las gasolineras vacías, por la falta de negocio y por los precios desorbitados de la gasolina por los impuestos.

Por las tiendas: para que comprueben que están vacías –o con gente mirando sin comprar– porque los ciudadanos no tienen dinero para gastar. Y así esos comercios ni se plantean contratar a más gente, sino aguantar –las que pueden– o echar la persiana.

Y también tener la personalidad e imaginación suficiente como para tener un buen orden de prioridades. Se entienden las presiones que soportan por parte de los mercados, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional… Pero ellos se deben a los ciudadanos, y su situación es de emergencia.

Después de que han estado con la nariz pegada al problema de la deuda del Estado, ciertamente importante, y de recaudar dinero y cortar gastos, ahora están todos descubriendo la importancia del crecimiento económico.

Sólo tenían que haberse dado un paseo como hemos dicho antes, pero en este caso por una granja o por una vaquería: ¿Qué hacen los vaqueros? Pues dan bien de comer a las vacas y ordeñan lo justo y necesario. Pero no se les ocurre ahorrar en comida y tratar de ordeñarlas en exceso.

Eso es lo que ha pasado últimamente, el Estado ha tratado de ahorrar en gastos, a veces necesarios, a la vez que subía los impuestos en exceso. Y la economía real se ha quedado exhausta.

Ahora se están dando cuenta todos de que si queremos más leche, tenemos que intentar tener más vacas, hacer crecer la vaquería. Si dejamos que las vacas coman medio en condiciones, podrán criar más vacas, que a su vez darán más leche.

Y con ese crecimiento económico ganamos todos: los ciudadanos con más dinero en el bolsillo que a su vez usaremos para comprar en los comercios, que al tener más negocio contratarán a más gente, facturarán más y pagarán más impuestos para el Estado.

¿Habrá los mismos países en la Unión Europea tras la crisis?

Bueno, de hecho la Unión Europea se vio reducida a dos países en agosto pasado, cuando Alemania decidió empezar a imponer sus reglas, tomando como acompañante a Francia para no dar una imagen de país único. Desde entonces, todas las decisiones importantes son tomadas o contrastadas antes con Alemania.

Tal vez ése tenga que ser el modelo, si el fuerte tiene que ser quien ordene los destinos de Europa, pero no tiene ya sentido seguir hablando de la Europa de los 27 como una comunidad de países que deciden –todos– lo que se implanta.

Suena ya tan lejano el recuerdo de esas fotos de familia de todos los presidentes de los países tras las cumbres europeas donde decidían nuestros destinos… Ahora decir Europa es imaginar dos atriles, detrás de los cuales se encuentran los dirigentes de Alemania y Francia.

Todo esto se puede ver claramente con un dato: si paramos a alguien por la calle y le preguntamos quién es Ángela Merkel, nos podrá decir hasta su forma de vestir; si le cuestionamos por Herman van Rompuy, no sabrá si es un escritor o incluso un jugador de fútbol…

¿Qué mensaje le gustaría enviar a los lectores de Actibva?

Decirles que de ésta vamos a salir, por nosotros mismos. Y cuando digo nosotros, me refiero a los ciudadanos.

A Pilar, que además de ser camarera, ahora sirve copas los fines de semana para poder casarse.

A Luis, autónomo transportista, que sabe que pone en peligro su vida conduciendo el camión también a altas horas de la noche, para sacar a su familia del peligro de no llegar a fin de mes.

A María, que trata con agobio de que la gestoría que heredó de su padre no deje en la calle a sus dos administrativas y a ella misma.

Ellos son los que al final van a hacer resurgir nuestra economía con su esfuerzo y su tesón, aunque las medallas se las acaben poniendo quienes ahora les dejan solos.

En ellos descansó, descansa y descansará nuestra economía; y por ellos podemos confiar en que estas aguas revueltas acabarán calmándose.

Desde Actibva, agradecemos al Jesús Arroyo Fernández el tiempo que nos ha dedicado para esta entrevista

Actibva | La semana en los blogs CLIII, La semana en los blogs CLII

Anunciate aquí
Todo sobre entrevistas entrevistas

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de grudiz !

    Me ha gustado la reflexión: "Recomendaría invertir en uno mismo, en su familia." Sin duda, creo que en estos momentos debemos centrar nuestros esfuerzos en invertir en el bienestar de los nuestros.

  • Respondiendo a #1:
  • 2

    Avatar de yonderboy !

    Me ha gustado eso, de hecho es por dónde me gustaría ir orientando la inversión de los próximos 3 o 4 años. Invertir en uno mismo y el círculo más cercano.

  • 3

    Avatar de yonderboy !

    Hombre, decir que estás presente en 105 países con un blog, supongo que estás presente en todos en los que haya inet...

  • 4

    Avatar de thirty_seconds !

    Muy interesante, habrá que darse una vuelta por el blog.

    La pregunta del millón es en que se va a basar el nuevo modelo de crecimiento. Hasta ahora todo el boom venía de la construcción de pisos, esto ya se ha acabado, ahora parece que el turismo tira un poco pero es porque nadie se atreve a ir de vaciones a los paises Arabes y vienen a España.

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia