Magazine

Anunciate aquí
empresas

Las cooperativas, un mundo lleno de posibilidades

2 comentarios

aci

Más allá del dilema entre ser empresario individual o articular una sociedad, o si esta debe ser civil o limitada, hay un mundo escasamente explorado en la sociedad española: las cooperativas. Nada mejor que explicar todas las posibilidades de las cooperativas para entender que pueden resultar un instrumento sumamente útil.

Eso si, a pesar de que hemos empezado hablando de las cooperativas desde una óptica de empresa, descubriremos que las cooperativas van mucho más allá, que son empresas en una acepción muy amplia del término, y que en el fondo son la plasmación práctica de una filosofía, de una visión de la vida (y que en su día tuvo mucho que ver con el llamado socialismo utópico, aunque, hoy por hoy, el movimiento cooperativo es totalmente transversal)

¿Qué es una cooperativa?

Para definir lo que es una cooperativa nos vamos a ir a la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas, que es aquella que se aplica a las cooperativas que tienen su ámbito de actividad en más de una comunidad autónoma, o se limitan a Ceuta y/o Melilla. Esto es así debido a que las CCAA tiene competencia en dicha materia, y cuentan con regulaciones propias, aunque muy similares a las citadas, para las cooperativas que sólo funcionan en su territorio.

La cooperativa es una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático, conforme a los principios formulados por la alianza cooperativa internacional en los términos resultantes de la presente Ley.

La clave de esta definición viene dada por la referencia a la estructura y funcionamiento democrático de las mismas, complementada por la alusión a los principios de la ACI, Alianza Cooperativa Internacional. ¿Cuáles son?

  1. Adhesión abierta y voluntaria.
  2. Control democrático de los socios o miembros.
  3. Participación económica de los socios o miembros.
  4. Autonomía e independencia.
  5. Educación, entrenamiento e información.
  6. Cooperación entre cooperativas.
  7. Compromiso con la comunidad.

¿En que se concretan esta definición y estos principios?

Si descendemos al terreno de lo práctico, y alejándonos de tecnicismos, las cooperativas vienen a ser sociedades de 3 o más personas, en las que a diferencia de las sociedades limitadas o anónimas, no gobierna el capital. Su funcionamiento se basa en el principio de un socio, un voto, aunque se ve matizado en algunos supuestos o clases de cooperativas.

Recordemos que el fin de las cooperativas no es obtener un rendimiento para un capital. Lo que se busca es satisfacer las necesidades económicas y sociales de un determinado grupo de personas, que puede ir desde conseguir un empleo, obtener una educación, acceder al crédito o a la sanidad, etc…

Por eso se habla la de la base social, del factor personal, de estas organizaciones, y del funcionamiento democrático de las mismas frente a las sociedades de capital donde el porcentaje financiero aportado es clave a la hora de conformar las mayorías. Dicho principio, puede ser modulado, que no eliminado, en las llamadas cooperativas mixtas, donde se tiene en alguna consideración el capital aportado.

Lógicamente, para su funcionamiento es necesario aportar un capital, y en muchas ocasiones se obtiene un retorno de los mismos. pero el tratamiento de estas sumas es muy distinto al que observamos en los beneficios obtenidos por las sociedades de capital. Digamos, por ejemplo, que es necesario detraer unas cantidades prefijadas para un Fondo de Reserva Obligatorio y para otro de Educación y Promoción, antes de distribuirlo.

A diferencia de las acciones o participaciones capitalistas, la condición de socio o el capital que éste aporta a la cooperativa son inembargables, en consonancia con la naturaleza de este tipo de sociedades

Además, en el caso de aquellas cooperativas en las que existan los socios trabajadores, el abanico salarial entre ellos está limitado, para favorecer la cohesión social del grupo.

¿Qué clases de cooperativas hay?

Podemos establecer distintos criterios a la hora de segmentar las cooperativas. En atención a los socios que la componen, podemos hablar de:

  1. Cooperativas de primer grado, aquellas formadas por personas físicas o jurídicas.
  2. Cooperativas de segundo grado, que son las constituidas por las propias cooperativas.

Si nos fijamos en las finalidades que atienden para sus socios , la Ley distingue las siguientes clases:

  1. Cooperativas de trabajo asociado:aquellas cuya finalidad es proporcionar un puesto de trabajo, desarrollando cualquier actividad productiva.
  2. Cooperativas de consumidores y usuarios: aquellas que buscan suministrar bienes y servicios.
  3. Cooperativas de viviendas: las encargadas de facilitar una vivienda, en régimen de propiedad, alquiler o cesión, a través de técnicas como la autopromoción.
  4. Cooperativas agrarias: las que ayudan a agricultores, ganaderos, o empresarios forestales al desempeño de sus tareas.
  5. Cooperativas de explotación comunitaria de la tierra: similares a las anteriores, ponen en común explotaciones agrarias individuales.
  6. Cooperativas de servicios: buscan generar una serie de servicios para sus socios (son un tanto cajón de sastre).
  7. Cooperativas del mar: similares a las agrarias, pero en el ambito marino.
  8. Cooperativas de transportistas: organizan a transportistas a la hora de comercializar sus servicios, adquirir bienes o servicios, etc…
  9. Cooperativas de seguros: facilitan coberturas aseguradoras.
  10. Cooperativas sanitarias: igual que la anterior, pero de carácter médico.
  11. Cooperativas de enseñanza: son las formadas por padres de alumnos para que estos obtengan una educación.
  12. Cooperativas de crédito: desarrollan una actividad crediticia en favor de sus socios o de terceros

Si alguna cooperativa desarrolla distintas actividades de las citadas anteriormente, hablamos de cooperativas integrales.

Una categoría específica es la de las cooperativas sociales, aquellas que buscan, sin ningún ánimo de lucro, la prestación de servicios sociales, la inclusión social de colectivos desfavorecidos, o en general atender cualquier demanda que el mercado no cubra.

Valoración y conclusiones

Se trata éste de una artículo de carácter muy introductorio al mundo de las cooperativas, en el que pretendemos mostrar a aquellos que lo desconozcan su capacidad para dar respuesta a múltiples necesidades. Nos quedamos en la epidermis, pero nos damos por satisfechos si hemos despertado vuestro apetito.

Convendría recordar que esta formula asociativa cuenta con ventajas fiscales, o mejor dicho, que muchas de estas cooperativas (las protegidas o especialmente protegidas, según la denominación legal) cuentan con ellas, tanto de tipo impositivo como en materia de subvenciones, lineas de financiación pública, etc…estando claro el interés de la Administración en potenciarlas.

Por otro lado, no todo es un camino de rosas. Las cooperativas exigen la implicación personal de los socios en el proyecto, la asunción de responsabilidades superiores a las del trabajador del cliente/consumidor, y un buen índice del fracaso de las mismas viene por dado no estar dispuestos o capacitados para asumir ese cambio de rol.

En cualquier caso, estamos seguros de que, si no como formula universal, son una solución más que idónea en muchos supuestos en los que no se utilizan por mero desconocimiento.

En Actibva | Adquisición de vivienda en régimen cooperativo. Tratamiento en el IRPF, ¿Qué son las asociaciones de consumidores?
Más información | Ley de Cooperativas, Pymes y Autónomos

Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia