Magazine

Anunciate aquí
empresas

Financiación de empresas: empresas en sectores tradicionales con crecimiento

1 comentario

leasing.jpg
Dentro de los recursos de financiación de empresas, tenemos un bloque muy importante dentro del tejido económico de nuestro país. Este tejido está compuesto por empresas pequeñas y medianas establecidas en sectores tradicionales, habiendo superado ya las barreras iniciales de creación y consolidación de la empresa y que necesita recursos constantes para ir desarrollando su crecimiento en el tiempo.

En este sentido, podemos pensar en empresas establecidas en sectores tradicionales, orientados al comercio minorista, distribución, hosteleria, empresas de servicios a empresas o a consumidores finales y todas aquellas actividades que no requieren una inversión importante en tecnología sin poder prever un retorno claro de la inversión.

Anunciate aquí

Financiación de activo circulante y financiación de activo fijo


En estas empresas, las necesidades de financiación se crean fundamentalmente en dos frentes:
  • Financiación de elementos de activo fijo, como inversiones inmobiliarias, maquinaria, instalaciones, o cualquier elemento que necesite adquirir la empresa con permanencia superior a un año.
  • Financiación del circulante, que se destinará a cubrir necesidades puntuales de tesorería, adquisición de mercaderías, cambios en la política comercial variando los flujos de ingresos o pagos… En esta línea, nos encontramos unas necesidades de financiación que nunca van a exceder el año.

Estas dos situaciones de financiación requieren enfoques distintos dado que la financiación de activo tiene fórmulas específicas para cubrir las adquisiciones, como puede ser una hipoteca para inversiones inmobiliarias o fórmulas como leasing o renting para supuestos de adquisición de maquinaria, elementos de transporte u otro tipo de activos.

En esta tesitura, la mejor fórmula que tenemos disponible siempre para la financiación de dichos elementos, es la financiación ajena específica en función de la tipología del inmovilizado que se adquiera. Claro está que hablamos de financiación ajena si la empresa no tiene fondos propios para acometer dichas inversiones totalmente.

Financiación temporal o financiación permanente

En el segundo bloque de financiación del activo circulante, la empresa debe evaluar perfectamente si sus necesidades de financiación son temporales o permanentes. Por ejemplo, si nuestro crecimiento empresarial requiere un aumento de las necesidades operativas de tesorería de manera global, esta necesidad es permanente y no es equiparable a cubrir un impago de un cliente o un proyecto de manera puntual.

Una vez que hemos determinado si las necesidades son temporales o permanentes, tenemos que tener muy claro que la principal premisa para que la empresa no tenga problemas de ningún tipo en casos permanentes de necesidades de financiación pasa por ampliar la financiación propia.

Un ejemplo para entenderlo más claro. Supongamos que en nuestra empresa,hemos aumentado el volumen de mercaderías de manera considerable, al igual que han aumentado las ventas a crédito. Si este aumento lo financiamos mediante una póliza de crédito, estamos financiando mal nuestra empresa, dado que este aumento de existencias se debería financiar mediante una aportación directa de capital de los socios, o bien mediante la cobertura de los fondos propios acumulados.

En Actibva | Guía práctica para la financiación de empresas
Imagen | Mike Willis

+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia