Magazine

Anunciate aquí
economia

Plan contra el fraude fiscal: límite a los pagos en efectivo

1 comentario

437896687_6e47973a4fgh0_z1.jpg
La vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que el gobierno prepara un Plan General de Control Tributario con el que se pretende recaudar hasta 8.171 millones de euros a lo largo de este nuevo año. El plan de prevención del fraude fiscal operará en tres ámbitos: la intesificación en la lucha contra los incumplimientos tributarios, la mejora del control en la fase recaudatoria y la colaboración de la Agencia Tributaria con los organismos fiscales de las comunidades autónomas.

Sin embargo, tras el adelanto presentado por Soraya en la rueda de prensa, sólo podemos encontrar una novedad con respectos a los planes antifraudes de años pasados: medidas para evitar el uso de pago en efectivo en determinadas transacciones, para luchar así contra la economía sumergida y el dinero negro.

Anunciate aquí

Asimismo, el Gobierno también ha anunciado que trabajará para facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones tributarios, y para analizar la información elaborada de países que antes eran considerados paraísos fiscales, como Andorra, Panamá, Bahamas y las Antillas holandesas.

Restricción del pago en efectivo a partir de determinadas cantidades


Según el adelanto presentado por la vicepresidenta del gobierno, podemos sacar en claro una posibles restricción del pago en efectivo en determinadas transacciones, aunque todo esto está por concretar en el futuro. Supuestamente, para luchar contra la economía sumergida se pretende, además, aumentar las inspecciones de trabajo y de la Seguridad Social en sectores en los que los pagos en negro son más frecuentes.

Por otro lado, se pretende en fase recaudatoria, adelantar la intervención de los órganos de recaudación en los procedimiento de gestión tributaria y se fomentará la adopción de medida cautelares desde el inicio del procedimiento.

Respecto al límite de pago, aún no se han concretado cifras, pero si se ha justificado argumentando que el Gobierno se inspira en lo hecho por países europeos como Italia y Francia. De hecho, en Italia, desde diciembre pasado (por decisión del Gobierno tecnócrata de Mario Monti), ese límite es de 1.000 euros y en Francia está, como máximo, en 3.000 euros (si las transacciones son entre profesionales). En este sentido, Gestha, que apoya esta medida, ha pedido al Gobierno limitar a 1.000 euros el pago en metálico para recaudar 26.000 millones anuales.

¿Qué ventajas y desventajas tiene la desaparición de pagos en efectivo?


Como llevamos diciendo a lo largo del artículo, esta sería la única medida innovadora que se propondría. Es evidente que supondría una gran comodidad en las transacciones, sin bolsillos repletos de monedas y continuas visitas al cajero o a la entidad financiera para retirar el efectivo necesario. En definitiva, una gran parte de masa monetaria controlada, todo un chollo desde el punto de vista fiscal, lo que supuestamente a través del rastro bancario, permite reducir el fraude tributario.

Puede que desaparecieran los “fondos reservados” de incierto destino, así como se trataría de un duro revés para los paraísos fiscales. Otra ventaja sería que se acabaría con gran cantidad de dinero negro, puesto que siempre se conoce el titular del dinero. Más o menos, llegar al extremo de poner huella digital al dinero.

Sin embargo, el grado de transparencia que aportan los pagos electrónicos juega en contra de la privacidad del ciudadano, puesto que absolutamente todos sus movimientos quedan registrados. Además, hay que contar con la deficiente seguridad en las transacciones electrónicas con riesgo de que sean falsificadas, estafas y de usos fraudulentos. Pero aunque se pretenda que los cobros y pagos no declarados propios de la economía sumergida no se hagan en efectivo, evidentemente estos se seguirán haciendo en efectivo en todos los casos.

Puede que el sector esté muy verde todavía como para plantearse prescindir del dinero en efectivo, ya que no existen los medios de control y persecución idóneos, como para plantearse dejar todos nuestros ahorros a merced de la Red.

Conclusiones


Digamos que los objetivos son demasiado modestos, si se tiene en cuenta que el programa vigente recaudó el año pasado 10.400 millones, un 3,6% más, y para este año se conforman con captar 8.171 millones, un 21,5% menos.

Por lo tanto, este año la Agencia Tributaria gozará de menos resultados respecto a años anteriore, a pesar de que sigue existiendo un importante volumen de economía sumergida y evasión fiscal. Aunque es importante toda cantidad recaudada de prevención del fraude, ya que, lo más injusto es aquel que teniendo obligación de declarar no declara o declara lo que no le corresponde; nos extrañan estas cifras tan modestas.

Además, el principal inconveniente en esta medida es la dificultad de que los cobros y pagos no declarados propios de la economía sumergida van a seguir realizándose en efectivo en todos los casos. Por lo tanto, ¿consideráis que esta futura medida es oportuna y resolutiva? De todas formas habrá que esperar al estudio que presenta el Gobierno.

En Actibva | En el comercio electrónico, en caso de fraude fiscal en el pago con tarjeta, quien más puede perder es el que vende
Imagen | Money

Todo sobre estafas estafas

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de yonderboy !

    Esto solo sirve para darle más dinero a los bancos.

    Además me han quitado la ilusión de comprar mi primer BMW con un taco de billetes, a lo mafioso.

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia