Magazine

Anunciate aquí
economia

Combustibles e impuestos: un tándem peligroso

3 comentarios

gasolinera.jpg
En el caso de los combustibles, al igual que en el de la electricidad, tratamos con un bien cuyo impacto en la economía alcanza los detalles más insospechados. Una simple subida o bajada en el precio, impactará en diversos sectores con una fuerza variable. Por ello, los combustibles y sus impuestos conforman un tándem peligroso.

Cuando se sube un impuesto, obviamente el objetivo primero es aumentar la recaudación. En el caso de los impuestos a los combustibles, nos encontramos ante un arma de doble filo, pues la mejora en la salud de las arcas públicas puede ser sólo momentánea, ya que dicha subida puede producir una caída en la actividad económica que termine siendo contraproducente.

Anunciate aquí

Combustibles e impuestos


Los gasóleos y las gasolinas, de nuevo al igual que la electricidad, están gravados por varios tributos. En el caso de los combustibles, tenemos el Impuesto de Hidrocarburos, el IVA y el impuesto de venta minorista de determinados hidrocarburos, este último, tiene dos tramos: el estatal y el autonómico.

Con tanto gravamen, no sorprende que la mitad del dinero que se paga por los combustibles sea impuestos. En el caso del gasóleo, según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), el porcentaje que se paga de impuestos en cada litro se eleva al 49,38%. Esta cantidad estaría repartida del siguiente modo:

El tramo autonómico de este último, es el llamado céntimo sanitario. Actualmente, se aplica en 8 de las 15 comunidades autónomas y a partir del 1 de marzo, se aplicará también en Cataluña y Castilla León.

Combustibles y precios


La subida de los combustibles no sólo afecta al bolsillo en lo que al precio pagado se refiere. Los combustibles y la electricidad tienen un fuerte componente de traslación, es decir, que lo pasa con sus precios se traslada en parte a la economía.

Aparte de lo que produce en nuestro bolsillo un encarecimiento de la gasolina, también hemos de pensar en todos los bienes o servicios que se comercializan o prestan hoy día y que tienen relación con los carburantes. Si se encarecen los combustibles, se encarecen los costes de transporte. Lógicamente, el empresario podrá soportar dichos costes un tiempo, pero si la situación continúa, acabará trasladando los costes al consumidor tarde o temprano. Mercancías, profesionales, cualquier cosa que implique transporte o desplazamiento.

Dado el gran efecto que tienen sobre la economía, los combustibles tienen su propio apartado en el Indice de Precios al Consumo. Lo que no es posible medir con tanta facilidad, es el efecto que causa en la economía la variación de dichos precios mediante el mecanismo de traslación antes mencionado.

Conclusión


A pesar de no poder calcular con absoluta fiabilidad el impacto en la economía de una subida de los impuestos en los combustibles, sí podemos afirmar que no será beneficioso… esperaremos los presupuestos generales deseando que no suba el Impuesto de Hidrocarburos. Además, las tensiones en Irán no ayudan a rebajar la base imponible de dichos impuestos: el precio del crudo. No se a vosotros, pero a mi cada día me parece mejor opción la bicicleta…

Actibva | La guía del transporte y el ahorro de combustible, Trucos para ahorrar gasolina
Imagen | Daquella Manera

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia