Magazine

Anunciate aquí
cajon-de-sastre

Amigos de lo ajeno: grandes fraudes financieros

1 comentario

fraud.jpg
Existen unos cuantos caminos legítimos para enriquecerse: trabajar e invertir fundamentalmente. También existen otros que no son legítimos y suelen acabar con los amigos de lo ajeno en la cárcel. Este es el camino de los grandes fraudes financieros.

El fraude financiero no tiene nacionalidad, en varios países han existido grandes amigos de los ajeno. ¿Pero cómo calibrar quién ha realizado el mayor fraude?, ¿por la cantidad defraudada o por las consecuencias que han provocado? Desde actibva os proponemos que seáis vosotros los jueces y nos digáis quién creéis quién ostenta el dudoso honor de ser el campeón del fraude.

Anunciate aquí

Arturo Virgilio Alves dos Reis y Banco de Portugal


Este amigo de lo ajeno comenzó su carrera falsificando un diploma de ingeniería de una facultad de Oxford que ni siquiera existía. Según este diploma, poseía estudios de: ciencias de la ingeniería, geometría, física, metalurgia, matemática pura, paleografía, ingeniería eléctrica y mecánica, mecánica y física aplicada, ingeniería civil general, diseño mecánico y civil.

Con semejante currículo, no es extraño que quisiera enriquecerse de modo que acabó dirigiendo una trama de falsificación de billetes de 500 escudos. Su estafa, realizada en 1920, se valoraba en 100 millones de escudos e hizo temblar al tesoro portugués.

Bernard Ebbers y Worldcom


La empresa presidida por Bernard era una operadora de telecomunicaciones. Dejando de lado su negocio principal, el ejecutivo, que era un negociador nato, se dedicó a realizar fusiones y adquisiciones de otras empresas en detrimento de su negocio primigenio. De hecho, se calcula que en quince años, Ebbers realizó cerca de 60 fusiones y adquisiciones, sin embargo, esto no mejoró el negocio de la telefonía, principal fuente de ingresos de Worldcom.

Con un fuerte endeudamiento, la compañía acabó quebrando mientras que Ebbers terminó en la cárcel por falsear la contabilidad, apropiarse de 366 millones de dólares y vender acciones cuando su valor estaba en pleno desplome y era presionado por los préstamos y compromisos personales que tenía que atender.

Graham Halksworth y los bonos del tesoro de Estados Unidos


En el año 2003, Graham Halksworth y su socio, Michael Slamaj, fueron declarados culpables de estafa por la corte británica. De no haberles detenido, se estima que habrían perpetrado la mayor estafa financiera de todos los tiempos: nada más y nada menos que 2,5 Billones (sí, con B mayúscula) de dólares en bonos falsos de los Estados Unidos.

Todo habría ido bien de no ser porque los expertos se dieron cuenta de que los bonos, que en teoría databan de 1934, estaban impresos con inyección de tinta, un procedimiento posterior. Para cuando fueron descubiertos, ya habían estafado a un príncipe ruso, un miembro de la familia real saudí, un nieto del emperador Haile Selasi de Etiopía, el jefe de una tribu cherokee de Estados Unidos y hombres de negocios chinos, japoneses, estadounidenses y alemanes.

Kenneth Lay y Enron Corporation


Enron Corporation fue una de las empresas estrella durante la década de los 90. Sus negocios se centraban fundamentalmente en el establecimiento de un mercado de la energía en Estados Unidos. Durante años, asombraron a Wall Street y a los inversores con sus enormes y crecientes beneficios. Hasta que un día se descubrió la triste verdad: los ejecutivos de la empresa habían engañado a toda la sociedad estadounidense.

El sistema de contabilización de beneficios de Enron (aprobado por el gobierno estadounidense) permitía declarar como beneficios lo que eran simples expectativas. Durante 2001, su presidente Kenneth Lay a sabiendas de que se acercaba la bancarrota, vendió grandes cantidades de acciones mientras recomendaba comprar a sus empleados.

Conrad Black el lord cleptómano


Algunos presidentes, como en el caso que nos ocupa, no parecen saber diferenciar donde acaba la compañía que administran. Conrad Black utilizaba el dinero de la empresa para sus fines propios, tales como usar el avión privado corporativo para sus vacaciones, pagar las fiestas de cumpleaños de su esposa o las cenas de lujo de la pareja Black con el matrimonio Kissinger.

Entre unas cosas y otras, se estima que entre 1997 y 2003 cometió un desfalco de unos 400 millones de dólares. En 2007, Black fue condenado a seis años y medio de prisión y a pagar una multa de 125.000 dólares (84.984 euros) por estafar a los accionistas de su compañía: Hollinger International.

Charles Ponzi y su esquema:

seguro que a todos os suena el apellido de este amigo de lo ajeno. El esquema de inversión de Ponzi, el original, prometía enormes beneficios en un plazo muy corto de tiempo, prácticamente un 100% de beneficio en tan solo tres meses. Ponzi compraba cupones postales a bajo precio en ciertos países y los redimía por su valor nominal en Estados unidos.

Todo fue bien hasta que un periodista calculó que, para hacer frente a sus obligaciones, Ponzi necesitaría 160 millones de cupones, sin embargo, en circulación solo existían 27.000. El hombre cuyo apellido dio nombre a un modelo de estafa fue acusado de 86 cargos de fraude y condenado a 12 años de cárcel.

Otros célebres defraudadores


Ramón Baez-Figueroa y la República Dominicana: al igual que Lord Conrad Black, Ramón Baez-Figueroa utilizó el banco que presidía, el Banco Intercontinental de la República Dominicana, para sus propios intereses. Con los activos del banco adquirió para sí varias empresas, como por ejemplo: el periódico Listín Diario, las televisoras Telecanal y Supercanal, Aster Comunications LDT, entre otras. Se estima que su fraude alcanza los 800 millones de dólares del año 2002.

Jerome Kerviel y Societé Generalé: salvo en lo que a la intención se refiere, la historia de Jerome se parece en bastantes aspectos a la de Nick Leeson y Barings Bank. Jerome, que trabajaba como trader para Societé Generalé, comenzó a realizar apuestas arriesgadas en los mercados. Cuando las apuestas bursátiles le salieron mal, se dedicó a esconderlas gracias a su profundo conocimiento del complejo sistema informático del banco. Cuando sus operaciones salieron a la luz, el mercado estaba inmerso en la crisis bursátil de enero de 2008 y las pérdidas ascendían a 4.900 millones de euros.

Como habéis podido comprobar, se han dado fraudes que han hecho quebrar bancos enormes y antiguos y que han tambaleado los cimientos de sociedades enteras. Sin embargo, teniendo en cuenta que las crisis agudizan el ingenio, no me extrañaría nada que “lo mejor” esté por llegar… y si no, que le pregunten a Bernie Madoff.

Actibva | Como Nick Leeson provocó la quiebra del Banco Baring, Cómo funciona un sistema Ponzi, conócelo para protegerte
Imagen | IsaacMao

Todo sobre fraude fraude

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de grudiz !

    Quiero rendir un homenaje a todos esos pequeños defraudadores anónimos que han trabajado durante años para colaborar en esta materia... en fin, con la que está cayendo, a algunos se le debería caer la cara de vergüenza

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia