Magazine

Anunciate aquí
ahorro

El apalancamiento de las familias ¿qué nivel es el indicado?

0 comentarios

4723323082_8160015460.jpg

Uno de los factores claves de la crisis económica de España era el excesivo apalancamiento de las familias. El factor principal, que no el único, era la cultura de la compra de vivienda que hay en nuestro país que hace que las familias se endeuden durante décadas para pagar las hipotecas de sus casas porque pocos se plantean vivir de alquiler.

Ante la situación actual ¿qué grado de apalancamiento es el indicado para la economía familiar? La respuesta no es sencilla, sobre todo partiendo de la base de lo difícil que es desapalancarse en caso de dificultades.

Anunciate aquí

Desde el punto de vista teórico, para reducir el apalancamiento sólo caben dos opciones: recurrir al ahorro para cancelar las deudas o suspender pagos. En España no era extraño recurrir a la financiación para comprar aun disponiendo de capital para realizar la compra. Teniendo en cuenta los bajos tipos de interés de los préstamos podía ser asumible recurrir al endeudamiento y no “gastar” el capital (que siempre quedaría como reserva). En estas situaciones es factible desapalancarse en todo o en parte utilizando ese fondo de reserva.

La suspensión de pagos en las familias es más complicado. Si bien la legislación concursal contempla que los particulares puedan acojerse a este procedimiento, la verdad es que es muy raro que esto ocurra. Por otro lado al no poder acogerse a la dación en pago tampoco es posible amortizar la deuda entregando el bien, por lo que en los casos de insolvencia es muy complicado rebajar el nivel de apalancamiento.

Con estos antecedentes ¿que nivel de apalancamiento pueden asumir las familias en las condiciones económicas actuales? Lógicamente aquellas que estén en el primer grupo y dispongan de recursos para amortizar las deudas en caso de necesidad pueden valorar la cantidad en la que pueden endeudarse con respecto al patrimonio de la familia.

En cuanto a los del segundo grupo, que sólo cuentan con la capacidad de devolución que se genera a corto plazo y con la inseguridad de que esos recursos se puedan mantener indefinidamente el tema es mucho más complicado. La regla clásica dice que el nivel de apalancamiento aceptable para una familia es de entre el 30% y el 40% de sus ingresos totales, pero eso es muy relativo. Hay que tener en cuenta que ese nivel también depende de la capacidad de ahorro de la propia familia y también, por supuesto, del volumen de ingresos, ingresos más altos proporcionan una renta disponible mayor por lo que podemos asumir mayor riesgo financiero.

También hay que considerar el plazo. Ahora mismo, con los tipos de interés a niveles muy bajos y con una inestabilidad económica y laboral evidente, es recomiendale controlar mucho el apalancamiento a muy largo plazo, mientras que a corto puede ser más asumible.

Si tenemos en cuenta todos estos elementos podemos determinar qué capacidad de endeudamiento tenemos dentro del seno familiar y controlar el nivel de apalancamiento idóneo para nuestro caso.

En Actibva | Por qué no debes apalancarte
Imagen | Daquella manera

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia