Magazine

Anunciate aquí
ahorro

Cómo organizar tus finanzas personales (VIII): el control de nuestros objetivos

1 comentario

Control

Controlar hacia dónde vamos es una parte fundamental de la consecución de nuestros objetivos financieros. El control de nuestras actuaciones ha de aplicarse mientras que las hacemos y después de hacerlas.

Hasta ahora hemos empezado analizando nuestra situación personales, continuando por la definición de los objetivos y el desarrollo de una estrategia para conseguirlos tomando en cuenta factores como tiempo y riesgo. Pero eso no es suficiente, necesitaremos llevar un control de aquello que estamos haciendo.

A la hora de hacer control de calidad hay dos formas de hacerlo, la primera es controlar una sola vez al final del paso. Ese es el control que se realiza en fábricas de elementos pequeños y baratos, por ejemplo esas pequeñas radios que se pueden comprar por unos pocos euros. Es más barato desechar la producción mal hecha una vez acabada que interrumpir la cadena de montaje a cada paso para comprobar que el trabajo ha sido bien realizado.

Anunciate aquí

La segunda forma es ir haciendo controles de calidad periódicamente para asegurarnos de que los pasos se van haciendo correctamente. Ese tipo de control se aplica cuando se realizan proyectos más caros y costosos. Por ejemplo en la construcción de la Torre Espacio de Madrid se controlaba la alineación de las losas que forman cada planta una vez se había acabado. En caso de estar mal alienadas hubiera habido que desmontar la planta y volverla a empezar.

¿Qué tipo de control aplicaremos a nuestros objetivos?

Claramente los objetivos financieros se parecen más al rascacielos que a la radio barata. Nos van a llevar mucho tiempo (excepto que se trate de cosas pequeñas, cómo ahorrar para una tele nueva) y nos van a requerir esfuerzo suficiente como para que queramos que salgan bien a la primera.

Aparte el establecimiento de un control periódico nos puede ayudar a la motivación necesaria para obtener los objetivos. Al principio tal vez nos sintamos muy poco motivados para conseguir nuestros objetivos, pero con el tiempo nos costará seguir al pie del cañón.

Por último a la hora de establecer la periodicidad probablemente lo mejor será una periodicidad mensual más un balance anual al comienzo del año (que nos debería de ayudar a la hora de realizar nuestra declaración del IRPF). También podemos actualizar nuestro balance personal, si han pasado más de seis meses tendremos la prueba de fuego sobre lo que hemos estado haciendo al compararlo.

En la próxima entrada hablaremos de cuales son los medios disponibles a la hora de controlar las finanzas personales y cual es el mejor medio que podemos utilizar.

En Actibva | ¿Cómo salir de deudas? y Medios a tu disposición
Imagen | .faramarz, Flickr

Javier Navarro, editor de El Blog Salmón

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

Síguenos

Newsletter

Destacados

Encuestas

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia