Magazine

Anunciate aquí
actibva

Niños ahorradores, futuros inversores

2 comentarios

ahorro

Días atrás escuchaba a dos padres debatir sobre la economía familiar y el dinero para los niños. Lo cierto es que la crisis que castiga a gran parte de los hogares españoles ha contraído el ritmo de gastos y ha llevado a casi todos a ajustar el cinturón a más no poder.

Veamos, una familia media contabiliza gastos fijos, presupuesta otros variables e intenta separar el resto para los ahorros o una pequeña inversión. Lo cierto es que también, existen otros que, carentes de una cultura financiera, desperdician su dinero con gastos compulsivos que no les permiten llegar a fin de mes.La difícil situación que estamos sufriendo es una magnifica oportunidad para educar a nuestros hijos sobre como administrar la paga mensual.

Volviendo a la conversación que mantenían estas dos personas, la discusión se centraba entre, ofrecer una suma periódica, o entregarles dinero para casos puntuales. Muchas familias no saben como encarar este tema, y desde aquí pretendemos ayudarlos para que los más pequeños, entiendan cual es la mejor manera de administrar el dinero.

Anunciate aquí

En primer lugar debemos concientizar a nuestros hijos acerca del valor del dinero. Esto quiere decir, inculcarles que cuando es obtenido con esfuerzo, la cuantía es mayor, puesto que conlleva un grado de satisfacción y plenitud más grande. Lo que fácil llega, fácil se va.

Un viejo refrán sostiene que el ahorro es la base de la fortuna. Enseñarles a los pequeños que derrochar dinero nos llevará indefectiblemente a privarnos en el futuro de más cosas de las que pensamos, es una buena iniciativa.

Desde niños debemos apoyarlos en la idea de que administren la paga mensual, de manera equilibrada y a conciencia, lo cual en muchos casos traerá aparejados muchos “no”.

Un buen método es inculcarles la idea de la elaboración de un presupuesto. Esto no es una locura, es más simple de lo que muchos piensan. La razón de esta iniciativa es que los niños puedan comprarse lo que quieran a través de un sistema ordenado.

Un caso práctico puede ser que tal vez no les alcance la paga para un objeto específico. Para ello podemos proponerles una compra en cuotas, que realizaremos los adultos, y en cada paga, les descontaremos ese valor.

De esta forma se acostumbraran a no gastar más de la cuenta y a entender, que en los meses sucesivos, recibirán menos dinero porque deben asumir sus compromisos. En ese caso debemos ponernos firmes y no ceder, porque en ese caso, los malacostumbraríamos.

Otro método interesante es hacerlos participes, en la medida que vayan teniendo la edad y la madurez necesaria, de comprender la economía familiar. Es bueno que entiendan la situación a que atraviesa la familia demostrándoles que a veces la paga será menor porque los padres debemos hacer frente a las deudas contraídas. Una buena educación, es la base fundamental de un ciudadano comprometido.

Otra situación que suele presentarse es la comparación con la realidad de los amigos. Una vez más como padres, es nuestra obligación ayudarlos a comprender que el escenario de cada familia es independiente de la realidad de las otras. Aunque los niños se enojen y nos comparen con gente poco deseable, ayudarlos a entender que no todos pasamos por el mismo porvenir, les permitirá entender la realidad de forma más amplia, y puede ser un método para inculcarles la solidaridad y la ayuda al más necesitado.

Parece un poco complicado, pero es bueno que los niños entiendan la diferencia sustancial que existe entre ‘caro’ y ‘barato’. Esta distinción nos servirá para que ellos puedan elegir la opción más conveniente para sus finanzas, y también les permitirá valorar aquello que se compra por necesidad, y lo que se adquiere por propio “gusto”.

En fin, la paga mensual no es obligatoria, sin embargo es una buena medida para que nuestros hijos desde pequeños tomen la dimensión del valor que tiene el dinero a la hora de disponer de él. Ellos comprenderán que el sacrificio puede ser una vía hacia la satisfacción y que como padres podemos disponer de ello como una forma de premiar o castigar las conductas sociales. Todo esto podremos llevarlo a cabo bajo una premisa básica, predicar con el ejemplo.

Matías Torres. Analista económico de Financialred.com

Foto pingu1963

Anunciate aquí
Anunciate aquí
+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de silviamartinez !

    Cuanta razón tienes. La educación financiera debe empezar desde pequeños y no tanto para que los niños se conviertan en inversores futuros, sino para que tengan los conocimientos que les permitan no depender de terceros para la toma de decisiones financieras.

  • 2

    !

    Uy, la educación financiera… una de las asignaturas pendientes de la sociedad española, cómodamente (bueno, ahora ya no tanto quizás) instalada en la cultura del gasto, y a años luz de la cultura del ahorro y la inversión.

    Deberíamos potenciar la educación financiera desde la juventud, pues ellos son el futuro, y con el presente que vivimos queda claro que algo no se ha hecho bien en el pasado…

Síguenos

Newsletter

Encuestas

Destacados

Herramientas Actibva - Gestiona tus finanzas personales con eficacia